Reporte de Vuelo: Lufthansa 747-400 First Class Frankfurt-Buenos Aires

INTRO:

Una vez más me tocaba ir a Buenos Aires, esta vez por una semana. Lufthansa ofrecía desde Frankfurt la que para mí es la cabina de First más práctica y cómoda del mundo: la de sus 747-400 (desde hace algunos meses, ya vuela con el 747-800).

La particularidad de este producto es que dispone de un asiento y una cama, independientes uno del otro, las dos opciones estan disponibles en todo momento. Siendo sólo 8 asientos en todo el upper deck del 747 (dispuestos con una configuración 1-1) la atmósfera es muy íntima, y mucho más si eres el único pasajero en toda la cabina, como me sucedería hoy.

Existe mejor noticia que una cabina vacía para un vuelo de 13 horas?

IMG_5637-001

La noche anterior había dormido en Frankfurt, así que decidí llegar al aeropuerto con la suficiente antelación como para poder aprovechar un poco el estupendo First Class Terminal (FCT) de Lufthansa, considerado por mí, y probablemente por muchos otros, el mejor lounge del planeta.

Ofrece, entre otras cosas, de un restaurante a la carta, un bar increíble,  salón para fumadores con una selección variadísima de cigarros, habitaciones privadas para descansar, bañera con hidromasaje y traslado en limo (Porsche o Mercedes Benz) directamente hasta el avión.

IMG_5588-001

La primera impresión del terminal es de un lujo absoluto. Es difícil encontrar un punto negativo, tanto en su diseño como en los servicios ofrecidos. Es sencillamente maravilloso.

Una elección complicada:

IMG_5595-001

IMG_6318

IMG_5594-001

Una hora antes del vuelo decidí darme un baño para refrescarme antes del largo viaje, pero sobre todo para llevarme otro de los famosos patitos que Lufthansa provee en el FCT.

IMG_5591-001

Inmediatamente después, vino a buscarme un representante de la compañía para escoltarme a través de migraciones hasta el coche que me llevaría al avión.

IMG_5608-001

IMG_5613-001


EL VUELO:

Lufthansa (LH) LH511
Frankfurt (FRA) – Buenos Aires (EZE)
Avión:  Boeing 747-400
Asiento:  83H  (First Class)
Horario salida/llegada: 10:05PM – 07:48AM
Duración:  12:43map

El coche me dejó al pié del avión, en la entrada del ascensor que te sube hasta el finger, y desde allí caminé directamente a la puerta 2L, justo delante de las escaleras que suben al upper deck. Al abordar, la tripulación me comunicó que hoy sería el único pasajero en la cabina, por lo que todos los asientos estaban disponibles.

Decidí conservar mi original y preferido, el 83H, que se encuentra a mitad de la cabina, por lo tanto lejos del galley y de los baños. Además yo tengo una manía (inexplicable) de viajar siempre del lado derecho de los aviones.

Acepté una copa de Laurent-Perrier Grand Siècle y unas nueces de macadamia mientras esperábamos finalizar el embarque.

IMG_5618-001

Mi vecino, el 83C.

IMG_5624-001

Por supuesto, NUNCA me toca en Lufthansa el amenity kit de Rimowa. Esta vez fué el Braun Buffel, con productos de La Pairie.

IMG_8273

Una vez que decolamos, la tripulación tuvo la delicadeza de mantener las luces tenues en la cabina, incluso durante el servicio de cena.

IMG_5932-001

Menú para esta noche, mi elección fué el pollo asado con Páprika

IMG_1105

IMG_1106

En cuanto a los vinos, empecé por el francés Château Belgrave 2007, que terminó por no convencerme, y luego elegí (y esta vez acerté) el toscano Farnito 2009.

IMG_1107

IMG_1108

Increíble set de entradas:

IMG_5925-001Otro detalle clásico de Lufthansa First es la manteca con el sello:IMG_5647-001

IMG_5938-001

Al terminar de cenar, me puse el curioso set de pijama diseñado por Van Laack, jamás comprenderé por qué la parte de arriba es de una tela y color, y los pantalones de otro, y me fuí a dormir.

IMG_0299

La cama es comodísima, y debo haber dormido 7 u 8 horas antes de despertarme ya sobre el sur de Brasil, listo para desayunar. Al poco tiempo iniciamos el descenso y aterrizamos en horario en Buenos Aires.

Fué un vuelo realmente maravilloso. La tripulación muy atenta, y la sensación de disponer de todo el upper-deck del B747 para uno es algo verdaderamente particular.

Una de las pocas veces en las que hubiera preferido quedarme en el avión, antes que bajarme.

IMG_5961-001

IMG_7101-001


Conclusión:

Hay algo de Lufthansa que es admirable, y es su previsibilidad. Uno sabe que esperar de ellos, y eso es exactamente lo que va a recibir. Es una compañía extremadamente consistente en su servicio y esto es una tranquilidad enorme para el viajero.

La experiencia del FCT tiene realmente un feeling de exclusividad absoluta. A mi juicio, Lufthansa en Frankfurt ofrece la mejor experiencia en tierra del mundo para pasajeros de first class. Nada está librado al azar desde que llegas hasta que abordas el avión.

Definitivamente único, ligeramente por delante del Royal First Lounge de THAI en el aeropuerto de Bangkok, aunque sin el spa!

10 Comments

  1. Juano 13 Noviembre, 2015
    • Hernan 13 Noviembre, 2015
  2. alicia 13 Noviembre, 2015
    • Hernan 13 Noviembre, 2015
  3. Leo 13 Noviembre, 2015
    • Hernan 13 Noviembre, 2015
  4. Luciano 12 Enero, 2016
    • Hernan 12 Enero, 2016
  5. mariano 24 Mayo, 2016
    • Hernan Van Norden 24 Mayo, 2016

Leave a Reply