Reporte: Palaia, o el esplendor de la edad media y la campagna toscana entre Pisa y Florencia

SUMARIO DEL VIAJE:

Reporte: Ryanair Boeing 737-800 Economy Class, Girona-Pisa
Reporte: Ferry  Moby Lines, Piombino – Portoferraio (Isla de Elba)
Reporte: Un par de días de sol y playa en la espectacular Isla de Elba
Reporte: Ferry Toremar, Portoferraio-Piombino
Reporte: Palaia. De paseo por la campaña Toscana, entre Pisa y Florencia
Reporte: Toiano, el pueblo fantasma, y el asesinato de la bella Elvira
Reporte: Lounge Galilei, aeropuerto de Pisa


“A Palaia, Dio li fa, e poi li appaia”
(“En Palaia, Dios los cría, y el viento los amontona”)

Palaia-escudoMientras escribo este post, reflexiono acerca de mi historia con Italia, y de cómo el destino me ha empujado siempre hacia ella casi sin darme cuenta. Italia representa una parte muy importante de mi vida, pero mi relación con ella se fue tejiendo de modo casual, sin yo buscarla demasiado, de una manera casi orgánica.

Además de la infinidad de veces que la visité, he pasado algunos períodos de varios meses viviendo allí en diferentes etapas de mi vida. De hecho, cuándo de muy joven decidí instalarme definitivamente en europa, el primer lugar en el que lo hice fue justamente Toscana, concretamente en Siena.

Por que Siena?  Cosas de adolescente.

Vista de Piazza del Campo en el centro histórico de Siena

Vista de Piazza del Campo en el centro histórico de Siena

De aquella temprana experiencia italiana conservo una enorme cantidad de recuerdos y sensaciones. La plenitud que sentía al despertarme por las mañanas en el casco histórico en dónde vivía, en pleno invierno, el vapor de la respiración atravesando el aire helado, los desayunos en el bar de la esquina, el olor al café, las primeras frases en italiano con algún sentido, el silencio ensordecedor de las noches… muchas cosas que hoy doy por hecho y repito sistemáticamente de manera ritual, pero en aquel entonces me parecía estar viviendo la película de otro.

palaia-toscana

Italia, la semana pasada. Es el único lugar en el mundo en el que desayuno

Después de algunos meses viviendo entre Siena y Firenze, en marzo de 1999 decidí mudarme a Madrid, que visto en perspectiva creo que fue una de las decisiones más acertadas que tomé a lo largo de mi vida.

Aquellos meses me dejaron una convicción profunda: vivir en Italia no es fácil, pero visitarla es maravilloso.

Muchos años después, las circunstancias de la vida volvieron a acercarme a Italia, otra vez a Toscana, pero ahora a un territorio que era completamente desconocido para mi: la toscana profunda, la de campo… la campagna.

Toscana-Italia

Normalmente uno escucha hablar de Lucca, Volterra, San Gimignano o Montepulciano, que son lugares increíbles que todo ser humano debería tener la posibilidad de visitar alguna vez en su vida.

Sin embargo hay una Toscana mucho más auténtica, que no sale en la foto, que parece detenida en el tiempo, que aún no ha sido contaminada, que conserva una fortísima tradición campesina, y que yo disfruto muchísimo.

Palaia-Toscana-1-88

A mitad de camino entre Pisa y Firenze, La Valdera es una sucesión interminable de campos de girasoles, pueblitos medievales, colinas, castillos y viñedos. Un verdadero viaje al pasado.

Palaia-Toscana-80

En esta región hay una infinidad de pueblitos simpatiquísimos desparramados aquí y allá entre las grandes superficies de campos, y entre todos ellos hay uno muy particular, sobre el que les hablaré hoy, con más de 1000 años de historia y solo 4.500 habitantes, que es una joyita: Palaia

Torre dell'orologio, Palaia

Vista aérea de Palaia

Es una ciudad, que yo visito ininterrumpidamente desde hace 6 años, está cerca de todo (35km de Volterra, 38km de San Gimignano, 48km de Pisa y 60 km de Firenze) pero por sus características y posición geográfica, al mismo tiempo, te da la sensación de estar viviendo en otra dimensión.

He visto pocos sitios tan auténticamente medievales, casi nada cambiado allí en los últimos 500 o 600 años.

Torre dell'orologio, Palaia

Torre dell’orologio, Palaia

Palaia-Toscana-75

Palaia-Toscana-54

Palaia-Toscana-45

Palaia-Toscana-21

Palaia-Toscana-48

Palaia-Toscana-66

Palaia-Toscana-20

A excepción de esta modernísima estacion de servicio, que me vuelve loco!

IMG_4051-001-87

Palaia es famosa por su peculiar ubicación, aislada en la cima de una colina a varios cientos de metros de altura, lo que hace que las vistas desde varios puntos de la ciudad resulten impactantes.

Palaia-Toscana-15

Palaia-toscana-95

Palaia-Toscana-76

Los palaieses, que no son muchos, son extremadamente amables y receptivos, siempre con una sonrisa en la boca y bien predispuestos. No es un dato menor.

La ciudad tiene un fuerte atractivo arquitectónico de estilo predominantemente medieval, con algún legado etrusco. El monumento más emblemático y verdadero motivo de orgullo para sus habitantes, es la pieve di San Martino, la iglesia más importante de la región, de estilo románico-gótico y fundada en en 1280!

Palaia-Toscana-62

Palaia-Toscana-63

Hospedaje y Comida:

Aunque en el centro hay aun par de hoteles excelentes, como la Antica Dimora Leones, las opciones de alojamiento son mayormente agriturismos en las afueras de la ciudad. Hay muchísimos y muy buenos, algunos excelentes, que integran de una forma admirable el servicio con el medioambiente y la vida del campo. Mi favorito es la Fattoria di Colleoli.

Fattoria-Colleoli

Palaia-Toscana-85

Palaia-Toscana-18

Y es mi favorito no solo por su infraestructura, sino también por su comida: amo su restaurante, el Ristorante Colleoli, que es a mi juicio uno de los mejores de la región.

Palaia-Toscana-82

Además de tener unas vistas impresionantes!

Palaia-Toscana-68

Toda la carta es típicamente toscana, y el antipasto toscano un pedido casi obligado.

Palaia-Toscana-83

Otro de los platos clásicos toscanos es la tagliata di manzo con rucola e parmiggiano, que es carne de ternera asada a la brasa, al punto, y luego cortada transversalmente y sepultada en hojas de rúcula, escamas de queso parmesano, aceite de oliva y aceto balsámico.

Palaia-Toscana-84

Y como esta es una región de caza, les recomiendo pedir siempre la especialidad de la zona: pappardelle al cinghiale (pappardelle con ragú de jabalí) que son una auténtica maravilla. Mi plato de cabecera casi diario cuándo estoy de visita.

Palaia-Toscana-13

Si a esta altura se toman las pulsaciones y confirman que siguen vivos, pueden cerrar el banquete con el Tiramisú casero que preparan a diario, que es una locura.

Palaia-Toscana-72

En el centro de Palaia existen sólo dos bares, que yo alterno dependiendo del momento del día. Para desayunar utilizo el Bar la Chicca, una pequeña pastelería/heladería que está enfrente de la chiesa di Santa Maria y que atienden sus dueñas, una madre y sus dos hijas con muy buen rollo.

Tienen conexión a internet, prensa, buen café, buenos helados y una atmósfera muy familiar. Es todo lo que yo necesito para empezar mi día.

Palaia-Toscana-40

Palaia-Toscana-19

Ya para el almuerzo, suelo ir al Peggio Palaia, un bar con estilo más de pub y un auténtico clásico de la región. También atendido por sus simpatiquísimos dueños Vincenzo y Concetta, este bar es el obligado para la tarde-noche.

Está ubicado a 200 metros del anterior, casi debajo de la torre dell´órologio.

Palaia-Toscana-39

Abre más tarde y cierra de madrugada ya que se dedica escencialmente a dar comidas y bebidas. Es el lugar indicado para ir a tomar un aperitivo al caer la tarde.

Tiene una carta bastante variada, y allí comí la semana pasada los mejores rigatoni alla boscaiola de mi vida.

Palaia-Toscana-35

Schiacciata con orégano y aceite de oliva para ir entrando en calor….

Palaia-Toscana-38

Y esta LOCURA de rigatoni que solo de ver las fotos me dan ganas de volver corriendo al aeropuerto. Realmente especiales.

Palaia-Toscana-37

También frecuento el Peggio Palaia algunas tardes para trabajar, ya que tiene una buena conexión a internet, hacen buen café y es un horario en el que el sitio está muy tranquilo.

Palaia-Toscana-43

Alrededores:

La región es escencialmente agrícola, y todo alrededor de Palaia son granjas, viñedos y olivares, en dónde puedes perderte durante días simplemente caminando y admirando la belleza que te circunda.

Palaia-Toscana-65

Palaia-Toscana-80

Palaia-Toscana-83

Hay algunos pueblos preciosos alrededor de Palaia que merecen también una visita, estre los que más me gustan Peccioli, Lajatico y Castelfalfi, todos a menos de 20 minutos de distancia.

Pero también, a pocos kilómetros de la ciudad, está uno de los lugares más misteriosos de toda la región, y posiblemente de Italia: Toiano, un pueblo también medieval hoy abandonado al que no le falta ningún condimento para hacerlo irresistible… iglesia desconsagrada, historias de pactos con el diablo y un misterioso asesinato, aún sin resolver, que tuvo en vilo a toda Italia en el año 1947.

Palaia-toscana-96

La semana pasada volví a visitarlo después de varios años, solo, y la verdad es que da un poco de cosa. Estuve recorriendolo y haciendo fotos durante una media hora, y en ningún momento estuve relajado. Dentro de algunos días les contaré las historias de este lugar tan singular.


Recomiendo a todos aquellos que visiten la Toscana darse una vuelta por la Valdera. Esta región está todavía bastante virgen por lo que, además de visitar lugares únicos e irrepetibles, encontrarán precios muy accesibles, completamente diferentes al de las zonas turísticas.

Atencion: los medios de transporte son casi inexistentes, por lo que es fundamental tener un coche para recorrerla. El parking no es un problema en absoluto.

Claramente, el mejor período para visitar la región es entre Abril y  Octubre, durante la estación cálida. Yo personalmente prefiero el mes de Septiembre, durante la vendimia, cuándo el clima es excelente y se puede prescenciar la fascinante actividad que produce la recogida de la uva en la región, un espectáculo aparte!

5 Comments

  1. Manu 9 Julio, 2016
    • Hernan Van Norden 9 Julio, 2016
  2. pepe 17 Julio, 2016
    • Hernan Van Norden 18 Julio, 2016
      • Pepe 19 Julio, 2016

Leave a Reply