Reporte: Buddy Hotel en Munich, Alemania

SUMARIO DEL VIAJE:

Reporte: Iberia A340-600 Business Class, Madrid-Buenos Aires
Reporte: Lounge de Star Alliance, aeropuerto de Ezeiza en Buenos Aires
Reporte: Lufthansa First Class Boeing 747-8i Buenos Aires-Frankfurt

Reporte: Lounge First Class de Lufthansa, aeropuerto de Munich T2
Reporte: Buddy Hotel en Munich


buddy_logoNo tenía planes de dormir en Munich, pero terminé modificando mi itinerario a último momento y decidí pasar una noche en la ciudad.

El par de propiedades en las que suelo alojarme estaban con precios delirantes. La hotelería en Munich no es barata, pero tampoco es cara en parámetros europeos, sin embargo, si coincides con alguna feria o evento los precios pueden dispararse. Aparentemente este era el caso.

Iba a estar hospedado menos de 20hs, así que no tenía grandes pretensiones. Mi única necesidad era que estuviera cerca de la ciudad vieja (Alstadt) y próximo a alguna de las estaciones del tren que viene desde el aeropuerto.

Buscando, encontré una propiedad de la que nunca había oído hablar, y a un precio notablemente más bajo que el resto: el Buddy Hotel, un hotel low cost en plena Karlsplatz, que llevaba solo 6 semanas abierto.

BuddyHotel

Investigué un poco su sitio web y finalmente me convencí de darle una oportunidad.

Después de mi gran experiencia a bordo en el vuelo desde Buenos Aires, y de un par de horas de relax reponedoras en el First Class Lounge de Lufthansa en el aeropuerto de Munich, monté en el tren rumbo al centro de la ciudad.

Tren a Munich desde el aeropuerto

Tren a Munich desde el aeropuerto

El viaje hasta Munich no es corto, pero tampoco exageradamente largo: 45 minutos hasta la estación central (hauptbahnhoff). Durante el trayecto, amo observar los paisajes típicamente bávaros desde la ventanilla del tren.

Buddy-Hotel-Munich

Paisajes bávaros

La parada anterior a la estación central es Karlsplatz, mi destino, que está localizada exactamente en las puertas de la ciudad antigua, a 5 minutos andando de Marienplatz. Es una ubicación ideal para moverse en Munich.

Karlsplatz, Munich Alemania

Karlsplatz, Munich Alemania

Una curiosidad maravillosa: esta plaza fue nombrada Karlsplatz en 1797. Sin embargo, los locales aún hoy continuan llamándola Stachus, que era el nombre del bar que había en una de sus esquinas, previo a la reforma (Beim Stachus) y que dejó de existir hace 220 años  ?

Está tan arraigado este nombre no oficial de la plaza, que incluso figura en las placas debajo del real! Debe ser un caso único en el mundo.

Karlsplatz, más famosa en Alemania como Stachus

Karlsplatz, más famosa en Alemania como Stachus

Apenas salí de la boca de la estación del tren giré a mi derecha y, sin darme cuenta, camine dos o tres metros sobre el carril de bicicletas. De la nada, un tipo que estaba estacionando la suya (ni siquiera circulando) me dijo algo en alemán que, aunque no le entendí nada, no parecía amigable.

Lo miré con cara de quién no entendió lo que le dijeron, y le pedí que me lo repita.  Me repitió la misma frase ininteligible que me había dicho antes, aunque esta vez a los gritos.

Yo, cómo cualquier ser humano normal después de 20 horas de viaje, no tengo demasiadas pulgas. Además, no soporto que me griten. Puedo tolerar casi cualquier cosa, menos que me griten (un psicólogo a la derecha!)

Dejé mi valija, di un paso hacia delante y acercando mi cara a la suya le grité, en español y textual: “Gordo, a mi no me grites porque te emboco!”

Una vergüenza. Después recapacito y me arrepiento. El tipo se dio media vuelta y, mientras me reputeaba, se fue.

Crucé civilizadamente la avenida por el carril peatonal y me metí en el hotel, en el número 2 de Sonnenstrasse.

Entrada Buddy Hotel, Munich

Entrada Buddy Hotel, Munich

Es un edificio compartido con otras viviendas y oficinas. La recepción esta ubicada en la segunda planta.

Buddy Hotel, Munich

Ascensor Buddy Hotel, Munich

Entrada Buddy Hotel, Munich

Entrada Buddy Hotel, Munich

El recibidor es agradable y moderno. Posee varios sillones a lo largo para sentarse, con una distribución tipo bar, y un par de máquinas de vending con café, bebidas y snacks.

Recepción Buddy Hotel, Munich

Recepción Buddy Hotel, Munich

Buddy Hotel, Munich

Máquinas de vending Buddy Hotel, Munich

Recepción Buddy Hotel, Munich

Recepción Buddy Hotel, Munich

Me gustó mucho esta pared, en la que tienes un mapa de la ciudad y otro de la red de transporte público.

Recepción Buddy Hotel, Munich

Recepción Buddy Hotel, Munich

Aunque hay permanentemente un empleado en la recepción, el check-in debe realizarlo uno manualmente en esta máquina, y el proceso es algo tedioso.

Recepción Buddy Hotel, Munich

Self checkin Buddy Hotel, Munich

Una vez chequeado, me dirigí hacia mi habitación, la 226, localizada en la misma planta, y a pocos metros del hall central.

El pasillo es oscuro y sin mucho encanto, aunque perfectamente señalizado.

Buddy Hotel, Munich

Pasillo a las habitaciones de la planta general Buddy Hotel, Munich

Buddy Hotel, Munich

Mi habitación, la 226 Buddy Hotel, Munich

Cuándo entré en la habitación, me encontré con esta agradable sorpresa. Sinceramente, era bastante más de lo que me esperaba.

Buddy Hotel, Munich

Habitación Buddy Hotel, Munich

Es pequeña y quizás demasiado colorida para mi gusto, pero muy agradable, muy bien diseñada y con un notable aprovechamiento del espacio. Todas las habitaciones disponen de aire acondicionado y calefacción.

Cama Buddy Hotel, Munich

Cama Buddy Hotel, Munich

La intimidad en Alemania parece funcionar de modo particular, ya que prácticamente en todos los hoteles en los que me alojo siempre hay dos edredones individuales separados, incluso en las camas dobles. No se tocan los alemanes los piecitos debajo de las sábanas mientras duermen?

Cama Buddy Hotel, Munich

Cama Buddy Hotel, Munich

El punto negativo es que no posee placard. Para mi no era relevante porque solo me quedaba una noche, pero puede resultar incómodo si te instalas algunos días. El único sitio en dónde puedes colgar tu ropa es en estas dos perchas de la foto.

Buddy Hotel, Munich

Habitación Buddy Hotel, Munich

Una rápida inspección ocular me encendió la luz de alarma: dos ventanas enormes con persianas americanas, la pesadilla del fotofóbico. Pánico.

Buddy Hotel, Munich

Habitación Buddy Hotel, Munich

Yo sabía que antes o después iba a terminar ventilando algunas intimidades aquí en el blog, inevitables en este contexto.

Yo viajo frecuentemente, lo que me obliga a pasar muchas noches al año en diferentes hoteles. Cada una de estas habitaciones es un nuevo mundo, en todo sentido. Desde la comodidad de la cama, al tamaño del baño, la profundidad de la limpieza, etc. Ninguno de todos estos detalles me preocupa tanto como la luz que pueda entrar por la ventana en las mañanas.

Y yo me duermo tarde. Muy tarde. Y cuándo digo muy tarde significa a la madrugada del día siguiente. La noche es mi momento de mayor lucidez, si es que este término es aplicable a mi ser en absoluto, y es el momento en dónde concentro gran parte del trabajo del día.

Inevitablemente, me despierto tarde, y mi mayor terror es no tener oscuridad por las mañanas. Por este motivo, el elemento escencial en mi maleta, desde hace años, es un blackout de 2,50 x 2,00mts, que llevo a mano listo para colgar en cualquier superficie.

El blackout, y el cartelito de no molestar, son los dos objetos claves en mi descanso hotelero.

Buddy Hotel, Munich

Buddy Hotel, Munich

El baño es minúsculo, separado de la habitación por una puerta corrediza. La ducha es buena, con gran caudal de agua, y posee un dispensador con jabón/shampoo líquido que provee el hotel.

Buddy-Hotel-Munich-126

Baño, Buddy Hotel Munich

Ducha Buddy Hotel, Munich

Ducha Buddy Hotel, Munich

El lavabo se encuentra del lado de fuera del baño, incorporado al espacio de la habitación. Debajo tiene un espacio amplio para guardar cosas.

Habitación Buddy Hotel, Munich

Habitación Buddy Hotel, Munich

Habitación Buddy Hotel, Munich

Lavamanos Buddy Hotel, Munich

Un detalle interesante relativo al aprovechamiento del espacio es esta mesita plegable justo delante del sofá, que cerrada forma parte del espejo. Tiene un enchufe inteligentemente instalado en la parte interior para poder cargar tus dispositivos electrónicos.

Habitación Buddy Hotel, Munich

Mesa plegable Buddy Hotel, Munich

Mesa rebatible Buddy Hotel, Munich

Mesa plegable Buddy Hotel, Munich

Un amenity sorprendente e inesperado fue esta máquina de espresso. Excelente! La usé por la mañana para desayunar antes de hacer el checkout. El hotel ofrece además frutas, pretzels y muffins en la recepción (dentro del horario del desayuno)

Máquina de café espresso Buddy Hotel, Munich

Máquina de café espresso Buddy Hotel, Munich

Máquina de café espresso Buddy Hotel, Munich

Máquina de café espresso Buddy Hotel, Munich

Café e infusiones de cortesía

Café espresso de cortesía

Otro amenity interesante es esta tablet para libre huso de los huéspedes, y que poseen todas sus habitaciones. La conexión a internet por wifi también es gratuita, y problablemente la mejor que me haya tocado jamás en ningún hotel. Vuela. Es simplemente fantástica.

Buddy Hotel, Munich

Tablet de cortesía Buddy Hotel, Munich

Sobre la cama, una tv de pantalla plana grande, y con una buena variedad de canales internacionales. Es la última imágen que recuerdo de aquel día. Me dormí profundamente y desperté al día siguiente sobre las 11am. La cama resultó comodísima, y la experiencia global en esta propiedad, muy satisfactoria.

Buddy-Hotel-Munich

Última vista nocturna de la habitación


Conclusión:

Agradable, limpio, cómodo, moderno, inmejorablemente ubicado y económico. Yo pagué 70€ por una noche, durante un período en que los 3 estrellas estaban cobrando arriba de 100€. Imagino que en los períodos bajos debe estar en torno a 50€ la habitación individual.

Este hotel me cierra por todos lados, particularmente viajando solo y por períodos cortos. Además, como extras, el mejor wifi de la historia de la hotelería mundial y máquina de café espresso gratuita en tu habitación.

Como aspectos criticables, diría que el hotel es mas bien un hostal, por su estructura y por compartir la entrada del edificio con otras propiedades. Durante estadías prolongadas, digamos, más de 2 o 3 noches, puede ser incómodo el hecho de no disponer de suficiente espacio para guardar tus cosas.

Aprobadísimo. Buena nueva alternativa en Munich!

4 Comments

  1. Betty 13 junio, 2016
    • Hernan Van Norden 13 junio, 2016
  2. Manu 14 junio, 2016
    • Hernan Van Norden 14 junio, 2016

Leave a Reply