Reporte: LATAM Argentina Business Class Boeing 767 Buenos Aires–Miami

Sumario del Viaje:

Reporte: Iberia Business Class Airbus 340-600 , Madrid-Buenos Aires
Reporte: Sala Vip LATAM aeropuerto de Ezeiza, Buenos Aires
Reporte: LATAM Business Class Boeing 767, Buenos Aires – Miami
Reporte: Residence Inn by Marriott Miami Airport, Doral FL
Reporte: Hilton Garden Inn, Miami Beach FL
Reporte: LATAM Vip Lounge, aeropuerto de Miami
Reporte: SWISS Business Class Boeing 777-300ER, Miami-Zurich


Abandoné el simpático lounge de LATAM en la terminal B al primer llamado de embarque, y caminé los cinco minutos que me separaban del portón 7 de la antigua terminal A a paso firme, porque había tenido la inmensa fortuna de que mi tarjeta de embarque salga estampada con cuatro letras S, que significan nada menos que Secondary Security Screening Selection.

Traducido al español, salí seleccionado para una segunda inspección de seguridad más exhaustiva, en la puerta de embarque. Una selección bastante gruesa, porque había más gente en la fila de la inspección que en la del embarque normal.

Latam Argentina Boeing 767

Latam Argentina Boeing 767

Después de que un joven muy celoso de su profesión diera vuelta mi equipaje de mano de arriba a abajo, embarqué en el bonito B767 de LATAM Argentina con matrícula LV-CDQ, un ex-LAN de 10 años de edad.


El Vuelo:

Latam Argentina (4M) 4M4520
Buenos Aires (EZE) – Miami (MIA)
Avión:  Boeing 767-300
Asiento:  5D  (Business Class)
Horario salida/llegada: 12:15AM – 06:54AM
Duración:  08:39hs

Latam Argentina Buenos Aires-Miami

Latam Argentina Buenos Aires-Miami

Ya había volado en su día, muuuuuchos años atrás con LAN, y supe antes del embarque que este avión conservaba aquella misma configuración, así que no me tomó por sorpresa.

Son solo cinco filas de clase ejecutiva, con seis asientos en cada una de ellas, distribuidos en una configuración 2-2-2.

Me acomodé en el 5D, uno de los asientos del medio en la última fila.

Asientos de business class LATAM

Asientos de business class LATAM

La primera impresión de la cabina fue muy buena, honestamente creí que fueran a notarse un poco más los años de uso. Se ve fresca, en buen estado, y amplia, muy amplia.

El espacio para las piernas es realmente generoso, con casi 1,90 de distancia entre asientos, solo comparable al de Iberia en sus antiguos A340-300 o los B767 de la difunta Mexicana, entre los que yo volé.

Muchísimo espacio personal.

Asientos de business class LATAM

Impresionante legroom

Obsesivo de la ventana? Evita la fila 4 a la que le falta una de ellas.

business class LATAM

Luces individuales

Mientras la gente todavía embarcaba y terminaba de acomodarse en la cabina, dos de los chicos de la sensacional tripulación del día de hoy se acercaron para ofrecerme un champagne Louise Roederer, que acepté encantado, y me dejaron el amenity kit y algunas revistas.

business class LATAM

Trago de bienvenida business class LATAM

Ya sabía que el asiento al lado del mío iba desocupado, tengo mis informantes 😉, pero igual esperé hasta el final del embarque para cantar victoria.

Definitivamente iba a viajar solo en mi par de asientos, un detalle que no es menor, y además los últimos dos asientos del lado derecho de la cabina están reservados para el descanso de la tripulación, así que también iban vacíos.

En torno a ellos cierran una cortina divisoria y ni te enteras de que están allí.

business class LATAM

Asientos reservados para el descanso de la tripulación

Aproveché esta libertad para hacer unas fotos del asiento en modo cama, incluso antes del despegue, con una impunidad absoluta.

Por defecto del asiento, o impericia mía, no bajó lo suficiente hasta su posición full flat, pero luego pude reclinar el mío sin inconvenientes.

business class LATAM

Asiento en modo cama business class LATAM

business class LATAM

Asiento en modo cama business class LATAM

Los controles posicionales se encuentran incorporados a la mesita que separa ambos asientos. A pesar de ser old school, son intuitivos y simples de utilizar, con cuatro posiciones programadas para facilitar su manejo e incluye opción de masaje, que creo que jamás utilicé en toda mi vida.

business class LATAM

Controles de posición del asiento

El sistema de entretenimiento es lento y anticuado, y requiere de algo de paciencia. Igualmente el contenido era bueno y bastante aggiornato, lo que me permitió ver finalmente la película Cafe Society de Woody Allen que me entretuvo mucho durante la cena.

La pantalla tiene un muy buen tamaño, pero está extrañamente ubicada muy por debajo de la linea de los ojos y resulta un poco incómodo mirarla con el asiento en posición vertical. Alguien más tuvo esta sensación, o estoy loco?

business class LATAM

Pantalla del sistema de entretenimiento

business class LATAM

Control remoto del sistema de entretenimiento

El amenity kit sí que me tomó por sorpresa. Un estupendo set de Salvatore Ferragamo, tan bueno que me resultó hasta fuera de contexto. Hay pocas aerolíneas en el mundo, ya ni hablemos de América, que presenten hoy un set como este en business class.

Amenity Kit Salvatore Ferragamo Latam business class

Amenity Kit Salvatore Ferragamo Latam business class

Amenity Kit Latam business class

Amenity Kit Latam business class

Salvatore Ferragamo

Productos de Salvatore Ferragamo

Con algunos minutos de demora, que luego recuperamos en ruta, hicimos el pushback y decolamos rumbo a Miami.

business class LATAM

Cabina de business class LATAM Argentina

A los quince o veinte minutos la tripulación pasó a tomar las órdenes, tanto para la cena como para el desayuno. Las luces de la cabina en ese momento se bajaron por completo, y así permanecieron hasta el final del vuelo.

El Menu

Menu desayuno Latam business class

Menu desayuno Latam business class

Carta de vinos Latam business class

Carta de vinos Latam business class

Carta de vinos Latam business class

Carta de vinos Latam business class

Carta de vinos Latam business class

Carta de vinos Latam business class

Aproveché este interín para visitar uno de los dos lavabos que hay al frente de la cabina. Teniendo en cuenta que la capacidad de la cabina es de 28 pax, el ratio es de un lavabo cada 14 pasajeros, que no esta nada mal.

Yo visité el primero, justo al lado del galley que encontré en muy malas condiciones, con solo media hora de vuelo transcurrida. No puedo culpar a la tripulación por esto, probablemente haya sido un cerdo que lo utilizó justo antes, pero igual da un poco de cosa encontrarte con este panorama.

business class LATAM

Lavabo en malas condiciones

Hay algunos productos de limpieza y tocador a disposición de los pasajeros.

business class LATAM

Selección razonable de amenities

Regresé a mi asiento y casi inmediatamente empezó el servicio de cena. Pedí el vino tino chileno Encierra 2012 que me gustó mucho, y de entrada unos hongos asados en aceite de trufa, ensalada de vegetales y un plato de quesos.

La luz de la cabina permaneció apagada durante todo el servicio, cosa que me parece una buena decisión para un vuelo que decola de madrugada. Aquellos que deseen comer, encienden sus luces individuales y permiten descansar al resto.

business class LATAM

Hongos asados en aceite de trufas y reducción de aceto balsámico

De plato principal elegí el lomo con espárragos que estaba razonablemente bien, todo lo bien que suelen estar las carnes a bordo de un avión, aunque hay casos extraordinarios.

business class LATAM

Plato principal cena business class LATAM

business class LATAM

Lomo grillado con espárragos y carapulcra

Y para el postre se hizo oír el pequeño argentino que llevo dentro, y elegí esta maravilla de dimensión global que es el helado de dulce de leche de Freddo.

business class LATAM

Helado de dulce de leche Freddo

La tripulación recogió la mesa y dejó una botella de agua mineral justo encima de la pantalla. Estábamos a poco menos de seis horas de Miami y decidí armarme la cama para ir entrando en clima.

El asiento en modo flat tiene algunos pequeños desniveles en las uniones que pueden molestar durante el descanso. Como no tenía vecino, tomé prestada su manta y la utilicé para forrar el asiento a modo de colchón y neutralizar un poco ese efecto.

business class LATAM

Asiento en modo cama business class LATAM

business class LATAM

Asiento en modo cama business class LATAM

Terminé de ver la peli en modo relax y poco después me dormí, plácidamente, hasta la hora del desayuno.

business class LATAM

Disfrutando de Woody Allen a 10.000 metros de altura

Cuando me desperté soblevolábamos Cuba a la altura de Camagüey y empezaba a amanecer.

Los colores desde la ventana eran de los que calan hondo en el alma, uno de esos momentos milagrosos en los que uno siente que todos los esfuerzos acaban siendo compensados.

Amanecer desde en Boeing 767 de Latam

Amanecer desde en Boeing 767 de Latam

Las luces de la cabina seguían apagadas y sorprendentemente nadie abrió las ventanillas, así que la tripulación tuvo que realizar una vez más todo el servicio en la oscuridad más absoluta, pero siempre con una amabilidad y cortesía destacables.

Mi desayuno, armado a medida, consistió en un pequeño plato frío de fiambres, frutas frescas, una medialuna, yogurt, zumo de naranja, agua y un balde de café que finalmente no tomé. Latam no ofrece café espresso en esta aeronave.

business class LATAM

Desayuno business class LATAM

Casi sin tiempo para nada el comandante anunció el descenso y poco antes de las 7am aterrizábamos en Miami, veinte minutos antes del horario previsto.

business class latam

Aproximando a Miami

business class latam

Aterrizando en Miami


Conclusión:

Tuve un buen vuelo con LATAM, desde luego mucho mejor de lo que me esperaba. Un servicio consistente, ejecutado por una tripulación estupenda, y con el detalle del amenity kit que aún me tiene sorprendido.

Los asientos, aunque tienen sus años, todavía son cómodos y proporcionan un espacio individual enorme gracias al bestial legroom, de esos que ya no se encuentran. Y si te toca el asiento de al lado libre, como a mi aquel día, es casi una exageración.

La mala? Su antiguo sistema de entretenimiento y, hoy en particular, el estado de limpieza del lavabo.

Volvería a volar Latam sin dudarlo, y me encantaría poder comparar los nuevos y modernos B787´s y A350´s con estos cumplidores B767´s.

Que opinión tienen del servicio long haul de Latam Argentina? Como lo comparan respecto al de Latam Chile o Latam Brasil?

SI DISFRUTASTE DE ESTA RESEÑA TE PODRÍA INTERESAR VER MIS REPORTES DE VUELO CON OTRAS AEROLÍNEAS, MIS REPORTES DE SALAS VIP O LOS DE HOTELES EN DISTINTAS CIUDADES Y AEROPUERTOS DEL MUNDO

Comentarios

  1. Sin Rumbo por el Mundo 23 Marzo, 2017
    • Hernan Van Norden 23 Marzo, 2017
  2. Agustin 23 Marzo, 2017
    • Hernan Van Norden 23 Marzo, 2017
  3. Manu 23 Marzo, 2017
    • Hernan Van Norden 23 Marzo, 2017
  4. @Qualityman156 24 Marzo, 2017
    • Hernan Van Norden 24 Marzo, 2017
      • @qualityman156 24 Marzo, 2017
  5. Gustavo A_SFco 24 Marzo, 2017
  6. NP 24 Marzo, 2017

Déjame tu comentario