Reporte: Un par de días de sol y playa en la espectacular Isla de Elba

SUMARIO DEL VIAJE:

Reporte: Ryanair Boeing 737-800 Economy Class, Girona-Pisa
Reporte: Ferry  Moby Lines, Piombino – Portoferraio (Isla de Elba)
Reporte: Un par de días de sol y playa en la espectacular Isla de Elba
Reporte: Ferry Torremar, Portoferraio-Piombino
Reporte: La Valdera. De paseo por la campaña Toscana, entre Pisa y Florencia
Reporte: Lounge Galilei, aeropuerto de Pisa


Había oído hablar mucho sobre la isla de Elba, pero nunca había tenido la oportunidad de visitarla. No es uno de esos destinos que se suceden por acaso, que te los encuentras en el camino. Elba es un plan en sí mismo, y la boda de unos amigos fue la excusa perfecta para finalmente poder visitarla.

Isla-de-Elba-27

La isla de Elba pertenece a la provincia de Livorno, y es la más grande de todo el archipiélago toscano (la segunda en tamaño es la isla del Giglio, famosa porque el comandante Schettino estampó contra ella el crucero Costa Concordia y provocó una tragedia pocos años atrás)

Puedes llegar hasta ella en avión desde varias ciudades del centro-norte de Italia o, como hice yo, en ferry desde Piombino.

Isla-Elba

Como la inmensa mayoría de las islas del mediterráneo, cambió de manos una infinidad de veces, y durante siglos se la disputaron griegos, cartagineses, etruscos, romanos, españoles, napolitanos y franceses, para finalmente quedar en manos italianas.  Por este motivo, la isla conserva una influencia multicultural fascinante.

Isla-de-Elba-2

La isla es es-pec-ta-cu-lar, y me gustó bastante más por ejemplo que Cerdeña.

La pondría estéticamente a la altura de Córsega, pero con el plus de ser italiana, lo que significa precios mas accesibles, comida espectacular, buen café y buena onda!  En Córsega, por el contrario, me peleé con todo el mundo, me echaron del hotel, y otros grandes éxitos que no vienen al caso…

En Elba te cruzas con este tipo de cosas:

Isla-de-Elba-6

O estas. Caserecce al pesto de verdura, con láminas de almendras tostadas. Aunque el verdadero fuerte culinario de la isla es, por supuesto, el pescado.

Isla-de-Elba-48

La oferta de hoteles es muy variada, desde apartamentos con lo básico hasta hoteles de mega lujo, con precios muy dispares, que también varían notablemente entre estaciones. En el verano te matan, y la isla además está completamente colapsada y es intransitable. Me causó gracia que los mismos locales me decían que ni se me ocurriera venir en verano!

Media estación es el período ideal para visitarla. Antes de que los niños terminen las clases, o apenas la inician (Mayo, Junio y Septiembre)

Isla-de-Elba-52

Isla-de-Elba-45

Isla-de-Elba-43

Isla-de-Elba-44

El paisaje es una sucesión de acantilados y playas estupendas, y el mar es de una transparencia sorprendente, irresistible al baño.

En esta época todavía no estaban abiertos los grandes establecimientos balnearios, esa fila interminable de sombrillas y reposeras en donde les encanta apretujarse a los italianos y que te cobran un ojo de la cara.

En esta época del año toda la playa estaba libre, y casi sin gente.

Isla-de-Elba-1

Isla-de-Elba-33

Isla-de-Elba-32

Hay playas para todos los gustos. Las hay de arena, y de este tipo de piedra pequeña, debido al orígen volcánico de la isla. Yo creí que iba a odiar el tema piedritas, sin embargo no fue para nada grave. También es cierto que ni me moví practicamente.

Si te interesa hacer deportes, caminar, o que tus hijos puedan hacer castillitos, las playas de arena mas famosas de la isla son La Biodola, Cavoli, Marina di Campi y Fetovaia, entre otras.

Isla-de-Elba-3

Isla-de-Elba-34

Bares y restaurantes los hay de todo tipo, y para todos los bolsillos. Comer y beber en la isla es “caro” para estándares italianos continentales, en dónde el café lo pagas 1€, la pizza 4€ y las pastas poco más de lo mismo. Aquí todo se incrementa un 20% ó 30%, pero aún así sigue siendo accesible si vienes de fuera.

Cualquier playa de este nivel en España es muchísimo más cara.

Isla-de-Elba-54

Isla-de-Elba-16

Si algo me pareció fabuloso como fenómeno, fueron los atardeceres. No sabría decir que es, pero tienen algo especial. Vale mucho la pena presenciar alguno.

Mi hotel estaba en La Biodola, que está en el norte de la isla, pero en una pequeña península que se adentra en el mar, lo que me permitió disfrutar de este espectáculo a diario.

Isla-de-Elba-21

Isla-de-Elba-4

Isla-de-Elba-12


Pensaba quedarme algún día más, pero temas personales me obligaron a volver anticipadamente al continente. La isla me dejó una excelente impresión, y muchísimas ganas de poder visitarla algún día de forma mas prolongada.

Es bonita, accesible, y con un fuerte sabor local. De alguna manera, y a pesar de su proximidad con el continente y de las casi 40 frecuencias de ferries diarios que la unen a él, hay algo en ella que todavía no fue invadido por la mediocridad que termina apoderándose a la larga de este tipo de lugares.

4 Comments

  1. Manu 28 junio, 2016
    • Hernan Van Norden 28 junio, 2016
  2. Judith 27 agosto, 2017
    • Hernan Van Norden 27 agosto, 2017

Leave a Reply