Reporte de Vuelo: Lufthansa Boeing 747-800 First Class, Tokyo-Frankfurt

SUMARIO DEL VIAJE:

Introducción
Reporte: Japan Airlines First Class B777-300ER  París-Tokyo
Reporte: Intercontinental ANA Hotel Tokyo
Reporte: TenkaZushi Ikebukuro, mi restaurante favorito en Tokyo
Reporte: Hanami. La explosión de las flores de cerezo en el Shinjuku Gyoen
Reporte: ANA Suite Lounge aeropuerto de Haneda, Tokyo
Reporte: Lufthansa First Class B747-800 Tokyo-Frankfurt
Reporte: Lufthansa First Class Lounge, aeropuerto de Frankfurt


lufthansa_logo

No, no hay nada más hermoso para un pasajero que está a punto de embarcar, que la visión de un jumbo esperándolo al otro lado de la manga. Y en este caso para mí, una satisfacción doble: sería mi primera vez a bordo del nuevo 747-800, la última versión de este maravilloso clásico en extinción.

Boeing 747-800 de Lufthansa

Boeing 747-800 de Lufthansa embarcando en Tokyo


El vuelo:

Lufthansa (LH) LH717
Tokyo (HND) – Frankfurt (FRA)
Avión:  Boeing 747-800
Asiento:  3K  (First Class)
Horario salida/llegada: 02:40PM – 07:21PM
Duración:  11:41hs

HND-FRA.png

La primera impresión de la cabina no puede ser más impactante: es amplia, fresca y elegantísima. La combinación de colores, sus texturas, los tapizados… todo es de un buen gusto admirable.

Indudablemente, una de las cabinas mejor logradas de la aviación comercial.

Primera-Clase-Lufthansa

Cabina Lufthansa Boeing 747 First Class

Localizada en la planta inferior, en la nariz del avión, esta cabina vuelve a la ubicación más tradicional de la first class, dónde la mayoría de las compañías la llevaron a lo largo de la historia.

Posee 8 asientos, tres a cada lado de la cabina contra las ventanas, y una pareja de asientos en el medio de la última fila. Hoy éramos solo 4 pasajeros.

Sin embargo, reconozco que me fascinaba la antigua first class de Lufthansa, ubicada en la planta superior de sus 747-400, dónde cada pasajero, además de un asiento, disponía de una cama!

Primera-Clase-Lufthansa

Cabina Lufthansa Boeing 747 First Class

Mi elección natural suele ser una ventana en la última fila de la cabina, con pocas excepciones. En este caso era el 3K, y considero que es el mejor asiento en esta configuración para quien viaja sólo, ya que es el más reservado.

Primera-Clase-Lufthansa

Suite 3K Lufthansa Boeing 747-800

Los asientos son preciosos, aunque no demasiado privados, quizás el único aspecto criticable de esta configuración. Cada uno de ellos ocupa un espacio enorme, con 4 ventanas a disposición.

LUFTHANSA_FIRST_CLASS

Vista del asiento 3K, Lufthansa Boeing 747-800

LUFTHANSA_FIRST_CLASS_1-25

Vista del asiento 3K, Lufthansa Boeing 747-800

Toda mi fila estaba vacía. Esto me aportó muchísima privacidad durante el vuelo.

Primera-Clase-Lufthansa

Vista desde la suite 3K

Aunque, en cualquier caso, las suites poseen un cerramiento lateral que puedes levantar si lo deseas, y que te aisla bastante del asiento de al lado.

Primera-Clase-Lufthansa

Vista lateral de la suite con la pared levantada.

Una diferencia notable a favor de esta cabina sobre la del viejo 747-400, es el diseño: es modernísimo, cosa que se nota principalmente el las líneas del techo y los compartimentos de equipaje, que están perfectamente incorporados a la estructura.

Primera-Clase-Lufthansa-17

Modernísimo diseño de la cabina

Hay un armario disponible para cada suite, utilizado mayormente para guardar ropa y equipaje, y dónde entra perfectamente una maleta de mano.

Armarios privados. Lufthansa first class 747

Armarios privados. Lufthansa first class 747

Cada asiento posee un apoyapiés, que sirve también como asiento para algún acompañante si quieres configurar la suite como una mesa para dos.

Primera-Clase-Lufthansa

Ottoman suite 3K Lufthansa

También es un buen espacio para guardar cosas. Es pequeño para una maleta, pero perfecto para los zapatos y cosas que quieras tener a mano.

Ottoman suite 3K Lufthansa

Ottoman suite 3K Lufthansa

Hay otros dos espacios de almacenamiento entre el asiento y las ventanas, útiles para objetos pequeños.

Primera-Clase-Lufthansa

Compartimento de almacenaje, Lufthansa first class

En el apoyabrazos izquierdo se encuentran los controles de ajustes del asiento, y en el derecho los del sistema de entretenimiento.

Controles del asiento, Lufthansa first class

Controles del asiento, Lufthansa first class

Controles del asiento, Lufthansa first class

Controles de acceso rápido del asiento, Lufthansa first class

Primera-Clase-Lufthansa

Controles del sistema de entretenimiento, Lufthansa first class

Primera-Clase-Lufthansa

Controles de acceso rápido del sistema de entretenimiento, Lufthansa first class

Debajo del apoyabrazos derecho, están los enchufes y puertos USB.

Primera-Clase-Lufthansa-50

Enchufes y puertos USB, Lufthansa first class 747-800

Cada suite dispone también de una luz personal de lectura de intensidad regulable.

Lufthansa-First-Class-26

Lufthansa 747-800 first class, luz individual

Finalmente me tocó el amenity kit de Rimowa que es, sin ningún lugar a dudas, el amenity más lindo y “fetichista” que puedes encontrar en cualquier compañía. Traje uno para sortear entre los lectores del blog!

Primera-Clase-Lufthansa

Amenity Rimowa. Lufthansa first class

Una de las particularidades que más me gustó es que las ventanas diponen de una tercera opción de persiana, que da una luz intermedia, muy útil cuando hay luz fuerte. Son automáticas y las manejas con el dispositivo debajo de cada una de ellas.

Persianas suite first class Lufthansa, Boeing 747-800

Persianas suite first class Lufthansa, Boeing 747-800

La azafata que se ocupaba de la cabina, que resultó extremamente gentil y simpática, vino a presentarse y a ofrecer un trago de bienvenida, que claramente no rechacé ?

Opté por una copa del riquísimo Laurent Perrier Grand Siècle, acompañada con nueces de macadamia.

Primera-Clase-Lufthansa

Aperitivo de bienvenida

Rosa característica de la primera clase de Lufthansa

La rosa, distintivo inconfundible de la primera clase de Lufthansa

A los pocos minutos hicimos el pushback e iniciamos el taxi hasta la pista 16L, por la que finalmente despegamos rumbo a Frankfurt.

Aeropuerto Haneda, pista 16L

Aeropuerto Haneda, pista 16L

Apenas decolamos, sobrevolamos la costa y nos adentramos en el continente.

Vistas de Tokyo durante el despegue

Vistas de Tokyo durante el despegue

Los alpes japoneses, a la altura de Nagano.

Nagano, alpes japoneses.

Sobrevolando Nagano, en los alpes japoneses.

Lufthansa tiene un muy buen servicio de wifi, y a un precio razonable: 17€ por todo el vuelo, y válido por 24hs (si tienes vuelo en conexión con ellos, puedes utilizarlo sin necesidad de tener que comprar otro)Lufthansa-First-Class-24.PNG

Apenas nos estabilizamos se acercó la purser, una señora encantadora, para hacer la ronda de presentación formal, me entregó el menú y comentamos algunos detalles del vuelo.

El menú:

Primera-Clase-Lufthansa-111

Primera-Clase-Lufthansa-110

La carta de vinos:

Primera-Clase-Lufthansa-112

Primera-Clase-Lufthansa-113

También se distribuyeron los clásicos pijamas de Van Laack, que inmediatamente fui a ponerme al baño, dispuesto a estar cómodo desde el vamos.

El baño es decentemente espacioso y moderno, y estuvo impecablemente limpio durante todo el vuelo.

Baño, Lufthansa first class Boeing 747-800

Baño, Lufthansa first class Boeing 747-800

Baño, Lufthansa first class Boeing 747-800

Baño, Lufthansa first class Boeing 747-800

Baño, Lufthansa first class Boeing 747-800

Baño, Lufthansa first class Boeing 747-800

Cremas La Prairie, Lufthansa

Cremas La Prairie, Lufthansa first class Boeing 747-800

Cuándo regresé al asiento encontré la toallita húmeda caliente sobre mi asiento, clara señal del inicio del servicio.

Primera-Clase-Lufthansa-55

Toalla húmeda, Lufthansa first class

Elegí para beber el shiraz sudafricano, que estaba bien. Luego cambié por el sagrantino italiano de Montefalco que me gustó más.

El amuse bouche era un pan negro dulce, con queso y verdura dentro (como un mini sandwich), huevos de salmón, y un trozo de queso de cabra por separado.

Amuse bouche, Lufthansa first class

Amuse bouche, Lufthansa first class

Amuse bouche, Lufthansa first class

Amuse bouche, Lufthansa first class

Como suele ser habitual, el almuerzo consistió en una gran variedad de platos, empezando por el caviar, que Lufthansa presenta de manera muy simple y contundente.

Me chifla el envoltorio del limón, que evita que salpique al apretarlo, y que te quede olor en las manos.

Caviar, almuerzo Lufthansa first class

Caviar, almuerzo Lufthansa first class

Caviar, almuerzo Lufthansa first class

Caviar, almuerzo Lufthansa first class

A continuación la tripulación regresó con el carro de las entradas, que hoy eran un trío de ternera sobre crema de espárragos, mousse de zanahoria con vegetales, y gambas con ensalada de patatas.

Entradas, almuerzo Lufthansa first class

Entradas, almuerzo Lufthansa first class

Entradas, almuerzo Lufthansa first class

Mousse de zanahorias, almuerzo Lufthansa first class

Entradas, almuerzo Lufthansa first class

Gambas con ensalada de patatas, almuerzo Lufthansa first class

El aceite de oliva me pareció tan bueno, que le pedí a la azafata que me deje hacerle una foto para poder comprarlo una vez de regreso a casa. Se los recomiendo calurosamente: Claudium, español, alucinante!

Aceite Cladium, Lufthansa first class

Aceite Cladium, Lufthansa first class

De plato principal terminé comiendo una carne de ternera que no estaba en el menú, pero me fue ofrecida al no convencerme la opción de cordero ni la de pescado. Quizás la trajeron de business? Estaba sabrosísima, acompañada por verduras y puré de patatas.

Plato principal, Lufthansa first class

Plato principal, Lufthansa first class

Plato principal, Lufthansa first class

Plato principal, Lufthansa first class

El carro de postres consistía en frutas frescas, mousse de chocolate, y una buena selección de quesos. Estaba ya demasiado lleno y rechacé todo. Ahora, viendo la foto desde mi casa me arrepiento.

Carro de postres y quesos, Lufthansa first class

Carro de postres y quesos, Lufthansa first class

Antes del cierre del servicio, fueron ofrecidos los maravillosos chocolates Lauenstein.

Chocolates, Lufthansa first class

Chocolates, Lufthansa first class

Se apagaron gradualmente las luces de la cabina, y terminé de ver Donnie Darko, que aún no entiendo como no había visto hasta ahora.

El sistema de entretenimiento es uno de los aspectos más notables de esta suite, con una variedad y calidad de contenido sorprendente.

Sistema de entretenimiento, Lufthansa First class

Sistema de entretenimiento, Lufthansa First class

Cómo les comenté antes, toda mi fila estaba libre, así que le pedí a la gentilísima azafata que por favor haga mi cama en la suite 3G, al otro lado del pasillo y me armé un precioso dos ambientes.

Cama, Lufthansa first class 747-8

Cama, Lufthansa first class 747-8

La cama es comodísima, tamaño alemán. A una persona normal, le sobra espacio.

Cama, Lufthansa first class 747-8

Cama, Lufthansa first class 747-8

Aunque el horario del vuelo es complicado para dormir, ya que es mayormente diurno, logré descansar algunas horas, y me desperté listo para el café, que normalmente evito tomar antes de descansar, pero es la primera cosa que hago apenas me despierto.

Bueno… con una bolita de helado de vainilla.

Dulce y café, Lufthansa first class 747-8

Dulce y café, Lufthansa first class 747-8

Poco después el resto de pasajeros fueron despertándose también, y la cabina preparándose para la aproximación a Frankfurt.

Regresé a mi asiento original en la ventanilla ya para disfrutar del descenso y de este maravilloso atardecer europeo.

La cabina durante el descenso, Lufthansa first class

La cabina durante el descenso, Lufthansa first class

Madrugada en el 3K. Lufthansa first class

Atardecer en el 747, Lufthansa first class

Aterrizamos en horario y, como faltaban un par de horas para mi conexión a Barcelona, me fui al estupendo lounge de first class a maltratarme un rato. Mientras desembarcaba, así lucía el avión más hermoso que haya surcado los cielos jamás.

Imposible no hacerle una foto.

Boeing 747-800 Lufthansa

Boeing 747-800 Lufthansa


Conclusión:

Otro vuelo excelente en la first class de Lufthansa que es un producto maravilloso, de un lujo sutil y delicado, claramente uno de mis favoritos entre todas las aerolíneas.

Tienen un producto tan parejo y consistente, independientemente de la ruta, que hay poco margen para las sorpresas. Lufthansa es la compañía en la que más veces he tenido la fortuna de volar first class en mi vida, y nunca he tenido una mala experiencia con ellos.

En este caso, el servicio fue sobresaliente, la tripulación entusiasta y amable, y la comida muy buena.

Has volado con ellos alguna vez? Que te pareció la experiencia? La recomendarías como aerolínea?




11 Comments

  1. baguette 9 mayo, 2016
    • Hernan Van Norden 9 mayo, 2016
    • Hernan Van Norden 9 mayo, 2016
  2. Manu 9 mayo, 2016
    • Hernan Van Norden 9 mayo, 2016
  3. Carolina 9 mayo, 2016
    • Hernan Van Norden 9 mayo, 2016
  4. Sebastian Fernandez Ellero 10 mayo, 2016
    • Hernan Van Norden 10 mayo, 2016
  5. mariano 24 mayo, 2016

Leave a Reply