Reporte de Vuelo: Qatar Airways Business Class A330-200 Barcelona-Doha

Sumario del Viaje:

Reporte: Qatar Airways Business Class A330-200  Barcelona-Doha
Reporte: Qatar Airways Al Mourjan Business Lounge  Aeropuerto de Doha
Reporte: Hotel Intercontinental Festival City Dubai
Visitando el Burj Khalifa: Las ventajas del billete At The Top SKY
Uber, una herramienta fundamental para moverte en Dubai
Reporte: Etihad First Class Lounge & Spa  Aeropuerto de Abu Dhabi
Reporte: Etihad Apartamento First Class A380  Abu Dhabi-Londres


Previa:

Llegué a la T1 de Barcelona muy justito de tiempo, ya que me demoré devolviendo mi coche de alquiler de la polémica pero baratísima Firefly que tiene oficina solo en la T2, y se me escapó delante de las narices uno de los autobuses que conecta ambas terminales.

Por suerte en los mostradores de Qatar quedaban poquísimos pasajeros haciendo el check in, y ninguno en la fila prioritaria, así que el trámite fue un suspiro.

qatar-business-class-330-030

La seguridad también fue una brisa gracias al fast track para pasajeros volando en cabina premium, en dónde tampoco había nadie y pasé como un tiro.

Tan rápido fue todo que al final tuve tiempo incluso de tomarme un ristretto en mi rincón favorito del lounge Joan Miró, en el saloncito que bauticé alguna vez The Godfather.

qatar-business-class-330-047

Veinte minutitos de pausa y me fui a embarcar rumbo a Doha, desde donde conectaría posteriormente hacia Dubai.

qatar-business-class-330-020


El vuelo:

Qatar Airways (QR) QR146
Barcelona (BCN) – Doha (DOH)
Avión:  Airbus 330-200
Asiento:  4K (Business Class)
Horario salida/llegada: 04:15pm – 12:06am
Duración:  5:51hs

Hoy la fortuna estaba de mi lado. Esperaba volar un A330-300 con los asientos antiguos, y de hecho es el avión que estaba programado, pero a último momento mandaron un A330-200 reconfigurado con los nuevos asientos de business class, cosa que descubrí recién a bordo.

Bingo.

qatar-business-class-330-026

Aunque no es una rareza, tampoco es habitual que manden este avión. Durante el mes de noviembre, el A332 fue enviado solo en cinco oportunidades.

Imagínense lo que es mi vida amorosa…

Que importante que es una bienvenida amable por parte de la tripulación. Muchas veces los minutos iniciales del embarque te dan la temperatura del vuelo, y además predisponen de una manera u otra al pasajero, cuyo estado de ánimo es clave para que el vuelo sea sencillo para la crew.

Lo menciono porque en el momento en el que Kriss, el simpatiquísimo purser de origen tailandés me dio la bienvenida, inmediatamente intuí que tendríamos una buena tarde.

Tres pasos más tarde descubrí que la cabina estaba equipada con la nueva business, y cinco minutos después que asiento de al lado mío iba vacío.

Hablemos de buena predisposición y estado de ánimo!

qatar-business-class-330-046

Esta versión del A332 presenta solo dos cabinas, business y económica, ambas remodeladas recientemente. Luce impecable, todavía con olorcito a nuevo.

qatar-business-class-330-041

La cabina de business es pequeña, con solo cuatro filas y seis asientos en cada una de ellas, distribuidos en una configuración 2-2-2.

Tiene una linda atmósfera, elegante, con esas terminaciones en madera que a mi me pueden.

qatar-business-class-330-035

Los asientos son angostos, muy angostos, aunque cómodos en posición vertical y razonablemente privados, siempre teniendo en cuenta que no son individuales.

Mi asiento el 4K (ventanilla) y su vecino el 4J están levemente orientados hacia el exterior, y alineados de modo tal que uno está varios centímetros por delante del otro.

Además poseen una robusta estructura fija que los separa, y en la parte superior una pequeña mampara divisoria que puede extenderse hasta casi la altura de las rodillas.

qatar-business-class-330-053

El tapizado es en tonos grises, mientras que toda la estructura interna del asiento, los apoyabrazos y el cinturón de seguridad son de color granate, el mismo de la bandera de Qatar y el corporativo de la compañía.

Ya vienen dispuestas sobre el asiento una almohada y una manta, y detrás de él los auriculares (noise cancelling) y una botella de agua pequeña.

qatar-business-class-330-027

qatar-business-class-330-042

Hoy no solo tuve suerte con el purser, sino que además la azafata que se ocupaba de mi pasillo resultó ser fabulosa. Se llamaba Haoxiao, era de origen chino, y de un nivel de servicio realmente singular.

Cortés, educada y muy delicada, sólo con ver como colocaba cada objeto sobre la mesa te dabas cuenta de que nada era por casualidad, y que detrás de cada movimiento había muchas horas de práctica y dedicación.

No es que simplemente te servía, sino que lo ejecutaba con verdadera pasión.

Champagne, please.

qatar-business-class-330-051

Ahora mismo no recuerdo que en otra aerolínea me hayan ofrecido la posibilidad de elegir si la toallita de manos la prefería fría o caliente, pero aparentemente en Qatar Airways es una norma.

En seguida el amabilísimo Kriss pasó repartiendo el menú para el vuelo de hoy y los amenity kit.

qatar-business-class-330-032

qatar-business-class-330-044

El kit es correcto, y nada más, con productos de Giorgio Armani a excepción de la manteca de cacao que es de Rituals.

qatar-business-class-330-023

No trae cepillo ni pasta de dientes, que se ofrecen directamente en el lavabo.

qatar-business-class-330-029

La pantalla del sistema de entretenimiento es enorme, y el contenido bastante interesante pensando en la diversidad de audiencia que puede haber en este tipo de vuelos.

Las películas están divididas esencialmente en Hollywood, Arabic y Bollywood, y luego cada uno de ellos a su vez en los distintos géneros.

qatar-business-class-330-034

Arriba del apoyabrazos derecho se encuentra el mando del sistema de entretenimiento, la entrada de los auriculares, y un puerto USB.

La posición del mando es rara, ya que está muy expuesto y permanentemente lo rozas o le das con el codo, y eso hace que pares la película, la adelantes, o directamente apagues la pantalla.

Me pasó dos o tres veces, un coñazo.

qatar-business-class-330-049

En el apoyabrazos opuesto esta el control de posición del asiento, con los comandos tradicionales y tres modos pre-programados: vertical, lounge y cama.

qatar-business-class-330-028

Todos los asientos disponen también de una luz de lectura individual.

qatar-business-class-330-019

Y en medio de ambos, dos enchufes universales para cargar tus dispositivos durante el vuelo.

qatar-business-class-330-018

El asiento no se reclina completamente, sino que tiene un ángulo de 165 grados. Para mi este no es un problema mayor, porque incluso prefiero un mínimo grado de inclinación para dormir, pero si lo es la estrechez: es demasiado angosto a la altura de los hombros y los pies.

A la altura de la cintura no es tan grave, porque el apoyabrazos que ven a la izquierda se baja hasta la altura de la cama y la amplía bastante.

qatar-business-class-330-055

qatar-business-class-330-036

El apoyapiés, como les comentaba, es muy pequeño y te deja poquísima libertad de movimientos, por no decir ninguna.

qatar-business-class-330-065

Cerramos puertas a las 04:06pm, y menos de 10 minutos después estábamos despegando.

Despegar de BCN hacia el este? No recuerdo cuándo había sido la última vez que me había sucedido, pero grabé este video del despegue por su particularidad, y luego le dibujé un vórtice precioso a la punta del ala para deleite de los lectores, que publiqué en mi cuenta de Twitter y que recomiendo ver.

qatar-business-class-330-037

Exactamente 7 minutos después, la amable Haoxiao vino a consultarme que deseaba para la cena, y si prefería comer ahora o más tarde.

Preferí hacerlo inmediatamente, aún sin tener demasiada hambre, para poder tener luego la posibilidad de descansar.

El menú:

Elegí un rico Malbec argentino Finca Las Palmas Gran Reserva 2012 y un vaso de San Pellegrino para combinar con el mix de nueces que fue servido como aperitivo.

qatar-business-class-330-024

De entrante elegí, cómo no, el trío de árabes: hummus, tabulé y baba ghanoush, servidos con pan árabe.

qatar-business-class-330-052

Rico, particularmente el hummus. El pan estaba demasiado frío, pero en líneas generales un entrante atractivo.

qatar-business-class-330-061

De plato principal elegí el pollo Biryani que resultó un escándalo. Delicioso.

qatar-business-class-330-058

qatar-business-class-330-050

Mientras terminaba de comer, dejábamos atrás la costa de Cerdeña y nos dirigíamos rumbo al sur de Sicilia.

qatar-business-class-330-039

Recuerdo haber levantado la vista del plato y encontrarme este panorama 😍

qatar-business-class-330-064

De postre una tarta de chocolate que ya no pude terminar, y Jack 🙌

qatar-business-class-330-063

Al finalizar el servicio, otra toallita húmeda fue dejada en mi mesa, junto a esta selección de chocolates Valrhona que deposité silenciosamente dentro de mi maleta y que liquidé al día siguiente mirando tele en la cama del hotel.

qatar-business-class-330-022

Dos horas después del despegue, el servicio estaba concluido y las luces apagadas.

Esto deja al pasajero más de tres horas y media para descansar, lo que en un un vuelo de menos de seis es un lujo.

Hay un solo baño para 24 pasajeros, un ratio muy pobre para una cabina de clase ejecutiva.

El lavabo es standard, en muy buen estado de conservación general y limpieza, y así fue mantenido durante el resto del vuelo.

qatar-business-class-330-057

Todos los productos son de la marca holandesa Rituals.

qatar-business-class-330-048

Pretendía hacer una siestita, porque recién llegaría a mi hotel de Dubai sobre las seis o siete de la mañana, pero durante la cena había puesto la película As Good As It Gets, solo por recordarla, y terminé enganchándome completamente.

qatar-business-class-330-045

qatar-business-class-330-062

Cuando terminó la peli ya no conseguí dormir, pero cerré los ojos y entré en una especie de letargo que duró hasta poco antes de iniciar el descenso, ya en medio de Arabia Saudita.

qatar-business-class-330-033

Como de costumbre pedí un espresso, mientras apuntaba algunos detalles del vuelo en mi cuaderno.

El café es el momento en dónde saco mis conclusiones del viaje en caliente y las bajo a un papel, porque es la única forma de recordar pequeños detalles y sensaciones que de otra forma olvidaría a los 10 minutos.

qatar-business-class-330-038

Durante el descenso algunas mujeres árabes que estaban en la cabina y que traían un look tremendamente occidental, fueron al lavabo y se tunearon con hiyabs y shaylas para bajar en Doha.

Me pregunté si realmente lo hacían por una convicción cultural, o si hubieran preferido bajarse con los leggins y la musculosa que tenían minutos antes.

qatar-business-class-330-040

Estacionamos en remoto y fuimos trasladados en autobuses hasta la terminal, algo muy frecuente aquí en Doha y muy inconveniente para un aeropuerto en el cual más del 70% de los pasajeros están en tránsito.

Los pasajeros de Business Class tienen un autobús exclusivo, que hace el traslado un poco más ágil.

qatar-business-class-330-025

Tenía un par de horas de espera hasta mi conexión a Dubai, que pasé en el famoso Al Mourjan Business Lounge, que me sorprendió menos de lo que esperaba.


Conclusion:

Para un trayecto de rango medio como este, digamos de menos de 6 horas, el asiento es razonable, pero honestamente preferiría no encontrármelo en un vuelo de mayor duración.

Es demasiado angosto, y no debe ser fácil conciliar en él un sueño duradero. Además, los asientos de las ventanas no tienen acceso directo al pasillo, y eso significa que para salir tendrás que escalar por encima de tu vecino si su asiento estuviera en modo cama.

La calidad de la comida y la bebida fue muy buena, y la actitud de la tripulación remarcable. A ellos sí quisiera encontrármelos en un vuelo de larga duración! Impecables, amables y tremendamente atentos durante todo el vuelo.

En líneas generales, satisfecho. No me importaría para nada repetir con Qatar Airways si debo regresar a Oriente Medio o conectar a Asia/Oceanía.

Comentarios

  1. Toni 22 Enero, 2017
    • Hernan Van Norden 22 Enero, 2017

Déjame tu comentario