Portada » Reporte: Ferry Grimaldi Lines Barcelona-Civitavecchia en Tiempos de Coronavirus

Reporte: Ferry Grimaldi Lines Barcelona-Civitavecchia en Tiempos de Coronavirus

Muchas veces había evaluado la posibilidad de viajar a Italia en ferry, más que nada por cambiar un poco ya que voy varias veces al año y siempre lo hago en avión.

Y terminé haciéndolo porque no tuve elección. Los vuelos a Pisa y Firenze estaban cancelados por la pandemia del Covid19, y mi única alternativa era por mar o tierra.

La ruta ideal para mi es Barcelona-Livorno que me deja en plena Toscana, pero tampoco estaba operativa así que me tocó irme hasta Civitavecchia y desde allí conducir unos 280km hacia el norte.

Paciencia.


Detalles del Viaje

Empresa: Grimaldi Lines
Buque: Cruise Roma
Camarote: Exterior para 4 personas
Horario de salida: 22hs
Horario de llegada: 19hs
Duración del viaje: 21hs

Evidentemente este no era un viaje más, sino uno muy especial. El primero desde el inicio de la pandemia, con bastante incertidumbre y muchas medidas de seguridad.

El uso de mascarillas obligatorio en los lugares comunes del barco, por ejemplo, o una declaración con preguntas relacionadas con tu actividad reciente y potencial contacto con el virus.

En la fila del embarque de coches colocan esta etiqueta con tu destino (hace escala en Porto Torres, Cerdeña) ya que de acuerdo a esto los distribuyen en bodega.

Nos quedaban por delante nada menos que 21 horas embarcados, en definitiva.

Sale una Biodramina, o dos! (Dramamine)


Ferry Grimaldi Barcelona-Civitavecchia

Nos citaron tres horas antes de la partida, e hicieron mucho hincapié en este tema, así que obedecí. Por supuesto no tenía el menor sentido y estuvimos dos horas esperando como idiotas bajo el sol a que empezara el embarque.

Me dejé engañar por el tema Covid y mi inexperiencia en ferries. Me hice acordar un poco a los que llegan tres horas antes del vuelo al aeropuerto.

Nunca más, llegando media hora antes, sobra!

Desde la bodega en donde dejas tu coche puedes subir por escalera o por ascensor hasta las cabinas. La mía estaba en la novena planta del barco.


La Habitación

Compré un camarote exterior privado (hay también interiores, sin ventana) que puede albergar hasta cuatro personas.

Hay dos camas en el suelo y otras dos encima de ellas. Esas cajas que ven sobre la pared se abren y quedan como dos literas.

La habitación es pequeña y muy sencilla. Tiene un escritorio con un enchufe y un asiento incomodísimo.

El baño también es sencillo pero tiene ducha, algo que se agradece mucho.

Está bastante bien equipado de toallas y productos de higiene.


La Cubierta

Cuando el barco lentamente empezó a moverse, subimos a cubierta para ver como nos alejábamos de Barcelona.

Allí pude acceder a estos sectores que normalmente llevan pasajeros pero ahora estaban clausurados.

A ojo de buen cubero, el barco no debía ir ni al 20% de su capacidad.

El sol se estaba poniendo detrás del Montjüic y las vistas eran estupendas.

Muy, muy hermosas.

Hice este pequeño video que publiqué en mi cuenta de Instagram mientras salíamos del puerto:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Dejando Barcelona al atardecer, desde el puerto, rumbo a Italia. #Barcelona #Catalunya #España Puerto #Barco #Crucero #Atardecer #Ultimallamadablog

Una publicación compartida de H e r n a n V a n N o r d e n (@ultima.llamada) el

Había una piscina, que estaba cerrada, aunque imagino que en circunstancias normales estará habilitada y debe ser un relajo total.

Al lado tiene un bar en donde se pueden comprar bebidas, frías y calientes, y snacks.


Bares y Restaurantes

Ya en el interior del barco hay un puñado de alternativas de bares y restaurantes, tanto buffet como a la carta.

En el sector central este café, el único que permanece abierto 24hs y que sirve bebidas, bollería, snacks, etc

Tiene algunas televisiones que proyectan permanentemente eventos deportivos y telediarios italianos.

La oferta no es demasiado tentadora, el aspecto de la pizza es espantoso, pero el cornetto que me comí la mañana siguiente no estaba mal.

Lo que definitivamente no estaba mal era el café. Excelente, bien hecho, y bien servido por los baristas napolitanos que lo atienden.

Esta es la entrada al buffet, que funciona solo a determinados horarios del mediodía y la noche, posiblemente el lugar más feo y desangelado del barco.

Yo como concecuencia del Covid me traje la comida de casa, pero creo que no aguantara estar allí dentro más de 10 minutos.

Es como una mezcla entre un McDonalds y un tenedor libre chino.

El restaurante a la carta tiene un aspecto mucho más amigable.

Estaba vacío cuando fui, y ya eran casi las 11 de la noche. Mi impresión es que apenas trabajaron, pero sin duda sería mi elección en circunstancias normales.

La carta promete. Desconozco los precios, pero debe ser saladito.

Regresé a la labitación, cené con mi hijo y finalmente se fue a dormir, circunstancia que aproveché ir a distraerme un rato al casino.

Esta es la zona externa que es de juegos electrónicos, pero detrás hay una ruleta y varias máquinas tragamonedas.

Regresé a mi habitación sobre las 2am y me dormí, solo para despertarme a la mañana siguiente con los ruidos y movimientos de amarre en Porto Torres, Cerdeña.

Como de costumbre, mi infaltable foto de la habitación el día después.

Bajé y me fui directamente al bar y pedí un café y un cornetto vuoto.

Mientras desayunaba sucedió algo que hizo saltar todas mis alarmas germofóbicas.

Como comenté al inicio, era obligatorio el uso de mascarilla en los lugares comunes cerrados, es decir, en todo el barco menos en tu habitación y en la cubierta.

Mientras tomaba mi café veo acercarse a un hombre. A un par de metros de mi mesa se frena, se quita la mascarilla y estornuda estruendósamente contra el suelo. Luego vuelve a colocarse la mascarilla y sigue caminando tan campante.

Todo al revés! Creo que me shockeó tanto que no me salió ni putearlo.

Casi me da un ACV.

Luego de este episodio aproveché para conocer otros lugares del barco que no había visitado la noche anterior, como este pequeño free shop.

Y una zona de niños que obviamente estaba cerrada.

En la proa hay un salón inmenso tipo anfiteatro, con muchísimo lugar para acomodarse.

Estimo que, al igual que la piscina, en otras circunstancias harán shows durante la noche o este despliegue no tendría el menor sentido.

Un espacio realmente impresionante!

El resto del viaje transcurrió sin mayores novedades. Mi hijo y yo pasamos bastante tiempo en cubierta apreciando el color maravilloso del Mediterráneo y, alrededor de las 7 de la tarde hora italiana, atracamos en Civitavecchia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Esta foto será la respuesta a todos tus por qué, para el resto de tu vida. . #mediterraneo #ferry #atardecer #paternidad #vida #mar

Una publicación compartida de H e r n a n V a n N o r d e n (@ultima.llamada) el

Pero mi viaje no terminaba allí. Aun me quedaban unas tres horas y media de coche hasta Pisa. Había descansado bien en el barco así que no se me hizo largo, y metí un stop en un Autogrill para estirar las piernas.

Llegamos finalmente alrededor de las 11 de la noche. Habíamos dejado mi casa el día anterior a las 6 de la tarde, así que nos metimos 29 horitas de viaje entre pecho y espalda.


Conclusión:

Quedé conforme con el viaje a bordo de este barco de Grimaldi Lines.

Está claro que una cosa es hacerlo con poquísimos pasasjeros a bordo como nos tocó a nosotros, y otra muy diferente será con el barco a tope de gente.

Los camarotes son básicos pero efectivos, las camas bastante cómodas y se veía todo bastante limpio.

La simpatía del personal a bordo varía mucho, desde casi el maltrato hasta la gentileza desmedida.

La muy mala: el barco NO ofrece servicio de wifi y en medio del mediterráneo no captas señal 4G desde el móvil, así que es imposible conectarse a internet durante todo el viaje excepto un rato durante la parada en Cerdeña.

Volvería a viajar con ellos si las circunstancias lo requieren. De hecho casi lo hago al regreso, pero en una votación en mi cuenta de Twitter la gente eligió que vuelva por carretera, cosa que finalmente hice.

No haré reporte del viaje de regreso pero sí pueden verlo en mis historias de Instagram.

SI DISFRUTASTE DE ESTA RESEÑA, TE INVITO A LEER MIS REPORTES EN DISTINTAS AEROLÍNEAS,  HOTELES Y SALAS VIP DE ALREDEDOR DEL MUNDO.

Posts Relacionados

23 respuestas

    1. Mira, haciendo números para una persona sola por ej, los números están muy parejos. En coche al regreso me gasté algo así como 100€ de gasolina, otros 100€ o 100 y pico de peajes y una noche de hotel de unos 90€
      La ventaja es que en el barco te sientas a leer y el coche es más agotador.
      Parejitos de precio

  1. Decí la verdad y contá que tackleaste al viruseado que te estornudó encima y su cuerpo ahora yace en el fondo del Mediterráneo jajaja Me diste ganas de viajar en ferry jaja veo que el niño se la bancó bastante bien, una lástima lo del wifi, no pudo hacer ningún tik tok jajaja es hermoso leer reseñas de viajes nuevos!

  2. Excelente reporte, amo los ferrys y los trenes para trayectos cortos, este es una patada en los hu,,,, pero es preferible al auto creo. Me encanto la foto de lis Chupa Chups. Abrazo cuervo.

    1. 21 horitas… se dice pronto. Igual, una vez que te despertás a la mañana siguiente ya va solo.
      A mi no me gustan nada los trayectos largos, ni en avión, ni en coche ni en nada. Sin embargo, se bancó bien.
      Ayudó mucho que el barco estaba vacío.
      Abrazo!

  3. Hice ese viaje al revés (de Civitavecchia a Barcelona) en junio 2012 y nos resultó bárbaro. Sobre todo porque era el final de un viaje “mochilero” de 5 semanas por todo Europa, nuestro vuelo de regreso a BA salía de Barcelona y nos daba fiaca hacer todo el tramo Roma – Barcelona en tren (trasbordos, etc). Avión fue descartado, porque #argentinasdeshopping veníamos con un exceso de equipaje monumental jajaj. Nos resultó cómodo para descansar, completar bitácoras de viaje, y boludear un poco con toda nuestra montaña de cosas bien guardadas en el camarote. Te deja en el centro de Barcelona, también comodísimo!!! En nuestro viaje, la pile estaba cerrada porque había mucho viento…

    1. Exacto! A diferencia del coche, esto te permite relajarte porque realmente no hay mucho que hacer.
      Lo del viento era una cosa que me preocupaba, de hecho hasta chequeé WindGuru antes de salir. No quería que se moviera mucho, porque no ssabía si iba a marearme (igual me llevé una farmacia)

  4. Muy bueno tu comentario, me sentia yo a bordo
    Aqui en el Sur aun estamos muy lejos de cualquier viaje, por eso el tuyo lo disfrute Gracias por compartir

  5. En algún momento lo evalué como opción de viaje para ir o volver a España, pero no son muy simpáticos los horarios que tienen de partida y llegada. Llegar a las 19hs me desmotiva bastante. Aunque no me guste manejar, la vuelva que hiciste en auto estuvo más que bien.

    1. A mi me gusta que salga de noche. Arrancar el día entero en el barco no se si me gustaría tanto. Al menos descansas y cuando te levantas ya queda solo la mitad del viaje.
      En coche es mucho más bonito, claramente.

  6. Muy bueno post. Estuve a punto de cruzar de Bari a Dubrovnik, pero se iba mucha plata, por lo que hicimos otro recorrido. A nosotros nos encantan los barcos. Por mi parte, 16 cruceros y el más largo y creo que no aguantarías 21 días desde Genova a Buenos Aires con mi madre de 90 años. El resto con mi señora e hija. Si es por higiene, que es lo que generalmente nos preocupa, los barcos son mil veces más higienizados que los aviones, que ahora puede ser que los estén limpiando un poco mejor, pero cuando se normalice volverán a lo anterior.
    La salida del puerto de Barcelona a la noche es muy linda y es uno de los únicos puertos donde para llegar e irme no tuve problemas con los taxis. Si haces parada el bus azul es barato y siempre fueron muy amables los choferes.
    Te digo que a mismo precio o similar, prefiero esto, que un vuelo de dos horas, en el caso que no se pueda ir en tren, por supuesto.

    1. Alberto, de solo pensar en estar 21 días arriba de un barco y cruzando el océano atlántico me da algo!!!!
      Mi padre lo hizo cuando era joven, ni loco.
      Abrazo

  7. Y yo pensando en hacer estos trayectos en coches cama de tren como experiencia bucólica 😁
    Por cierto, no se ve en las imágenes el Sanytol…¿has dejado de ser el hijo de Naomi Campbell? 😁🤣

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AIRBNB 25€ DE REGALO

Airbnb

DESCUENTO EN VUELOS

Booking.com
BoardingArea