Airbnb en Italia: Tres Propiedades Interesantes que Visité Recientemente

Aunque la mayoría de mis viajes a Italia son a Toscana y a casa de mi familia, las últimas veces que me tocó visitar otras regiones terminé confiándole mi suerte a Airbnb. Y tengo mis motivos.

Principalmente porque la hotelería italiana es una ruleta rusa. Sea cual fuere el patrón que siguen para otorgar las estrellas, es poco fiable. Puedes encontrarte hoteles 4 estrellas que en cualquier otro lugar de Europa serían considerados pensiones. Tengo una larga lista de fiascos.

Además, porque llevo visitados una decena de alojamientos de Airbnb en Italia y hasta hoy nunca tuve una decepción. Llámenlo suerte, llámenlo buen ojo… pero está clarísimo que equipo que gana no se toca.

De todas esas visitas, me gustaría mencionarles tres propiedades que me parecen destacables, cada una por sus motivos particulares, y de paso recomendárselas por si el destino los encuentra de visita en la zona.


MIS MEJORES EXPERIENCIAS CON AIRBNB EN ITALIA

In ordine sparso:

SCOPELLO

A pesar de haber pasado varios meses viviendo en Palermo, la primera vez que visité esta playa maravillosa fue recién durante mi ultimo viaje a Sicilia.

Villa Adamo es una casa sencilla en una ubicación privilegiada, a pocos kilómetros de la riserva naturale dello Zingaro y en medio de un bosque con salida directa a una playa prácticamente privada, dada su ubicación remota.

En los días que estuve allí, solo una vez me crucé con un par de personas.

Es una típica casita de playa. Entras directamente al salón en donde hay un par de sofás, una mesa para cuatro personas cómodas (o seis que se quieran mucho), una TV y una pequeña salamandra.

La cocina es pequeña pero no le falta nada. Está incorporada al salón.

Tiene un total de tres habitaciones, con decoración bastante espartana pero muy típica de Sicilia. Dos de ellas tienen cama doble, y la tercera una litera.

Hay un solo baño. Nosotros eramos tres y no tuvimos problemas, pero para seis es un poco justito.

Fuera hay una gran terraza y un jardín con mucho espacio. Tiene una especie de quincho con una mesa amplia, otro sofá, un par de hamacas y una parrilla para asar carnes.

Bajando apenas unos 100 metros desde la casa llegas hasta el mar, a esta playita semi privada de la que les hablé anteriormente, que a pesar de ser de piedras es hermosa y, además, un oasis de tranquilidad.

Tener coche es imprescindible para poder moverse en esta zona, en la que hay muchísimo para ver.

Pagué por mi estadía unos 100€ por noche a principios del mes de Junio. Más informaciones sobre la propiedad en este link


MARSALA

Siempre en Sicilia pero ahora un poco más al sur en la localidad de Marsala, alquilé en una villa preciosa cuyo atractivo principal fue su dueño Giovanni, un personaje hermoso que llegó para recibirme a las 10 de la mañana y del que terminé despidiéndome cuatro horas y dos botellas de vino más tarde.

Hermosa, con un jardín fabuloso y una piscina espectacular, esta es una de esas casas en la cual te quedarías todo el día sin prácticamente salir a pasear, que es exactamente lo que yo hice.

La cocina es impecable, con absolutamente todo lo que un ser humano necesita incluyendo una cafetera espresso y algunas botellas de vino de cortesía.

Recién reformada, esta propiedad tiene cuatro dormitorios dobles bastante espaciosos.

En un ángulo del jardín hay una parrilla pequeña con algunas mesas y sillas.

Y pegadita a la casa este tremendo piscinón, desde el que se ven unos atardeceres de esos que quitan el hipo.

Esta es una casa importante, que puede alojar hasta 8 personas cómodas, así que no es particularmente barata.

Yo pagué a mediados de Junio unos 120€ por noche. Pueden ver más información y precios aquí.


MILANO:

Para mi último viaje a Milano buscaba un apartamento en Brera, un barrio que está muy de moda actualmente y que tiene buen acceso a Milano Centrale, a donde yo llegaba y desde donde posteriormente partía.

Encontré esta propiedad en Airbnb que me resultaba ideal como ubicación, a pocos pasos de Porta Garibaldi.

Quedé con la extremadamente amable Carolin en la puerta y subimos juntos al apartamento. Al entrar noté un ambiente familiar, pero durante un par de segundos no terminé de entender que era.

Mirando un poco más a fondo me di cuenta de que todos, pero absolutamente todos los objetos que había en la casa eran de Agatha Ruiz de la Prada, y no pude evitar comentárselo a Carolin.

Para mi sorpresa, no solo está decorada por Agatha Ruiz de la Prada sino que ES LA CASA de Agatha Ruiz de la Prada!

Resulta que la diseñadora tenía una de sus tiendas ubicada en los bajos de este edificio y compró este piso para vivir durante sus estancias en Milano.

Posteriormente la tienda cerró pero ella no quiso desprenderse de el apartamento, que conserva para sus visitas y, mientras está vacío, lo alquila a turistas.

Cuando les digo que todo es firmado por la diseñadora, es textual. Tollas, cubrecamas, tostadora, cortinas, cubiertos, vajilla…

El apartamento es muy acogedor. Tiene un salón con un sofá cama en donde también hay una cocina americana, y además hay una habitación doble y un baño.

En la nevera había un par de cervezas Moretti, unas Coca Colas, un vino y un par de botellas de agua, todo de cortesía!

Y en la alacena té, café e incluso galletas.

La habitación doble es pequeña, prácticamente el espacio que ocupa la cama, que es muy cómoda, las mesitas de noche y el armario.

Tiene una gran ventana con unas vistas hermosas al patio interior del edificio.

En el salón hay un sofá que se puede transformar en una cama doble dependiendo de la necesidad.

Digamos que la casa permite alojar un total de cuatro personas, pero yo creo que es ideal para una pareja o para una pareja con niños.

Hermoso apartamento, muy recomendable por su ubicación, aspecto, y por el trato formidable de Carolin que es la persona encargada de entregarlo.

Tan amable fue, que el día que me iba se ofreció a llevarme hasta Milano Centrale en su coche y no me dio siquiera la posibilidad de negarme. Un encanto!

El barrio es muy bonito, repleto de galerías de arte, bares y restaurantes. Pagué 95€ por noche en temporada alta mientras cualquier hotel de 4 estrellas me pedía arriba de 110€. Valió la pena cada céntimo.

Más información y precios en este link


Conclusión:

En definitiva, dependiendo de la zona y el propósito de tu viaje, Airbnb es una excelente alternativa para vivirlo de una manera mucho más local y además con el ingrediente extra de poder conocer a gente maravillosa como me sucedió a mi en Marsala y Milano.

El año pasado publiqué un reporte de mi visita a Fabrezan, un pueblito en el sur de Francia cerca de Carcassonne, en donde también tuve una maravillosa experiencia tanto por la propiedad como por sus dueños.

Si aún no estás dado de alta en Airbnb, haciéndolo a través de este enlace se te acreditarán 25€ para utilizar en tu próximo alquiler en cualquiera de los alojamientos que comercializan alrededor del mundo.

Comentarios

  1. Roberto 17 agosto, 2018
    • Hernan Van Norden 17 agosto, 2018
  2. Guidoglu 17 agosto, 2018
    • Hernan Van Norden 17 agosto, 2018
  3. Frèeeh 21 agosto, 2018
    • Hernan Van Norden 21 agosto, 2018

Déjame tu comentario

BoardingArea