Reporte: Clase Ejecutiva American Airlines B787, Chicago-Buenos Aires

Esta crónica no fue concebida como tal, pero quería dejar mi opinión sobre la nueva clase ejecutiva de American Airlines en el B787, la aeronave mas moderna de la flota Boeing que tuve la fortuna de volar ida y vuelta entre Dallas y Buenos Aires.

Por este motivo, no tengo demasiadas imágenes que aportar, pero las suficientes como para dar una idea.

Este vuelo forma parte de un itinerario algo extenso que, en definitiva, me llevó de Amsterdam a Buenos Aires, regresando a Pisa. Concretamente AMS-LHR-ORD-DFW-EZE-DFW-LGA/JFK-LHR-PSA.

Todo en un mix de British Airways y American Airlines.  Con los bonus que Aadvantage, el programa de fidelidad de American, está otorgando este año en cabinas premium y en rutas transatlánticas, sólo este viaje me rindió más de 70.000 millas de premio. Una locura.

map

Elegí la conexión via Dallas para probar el Boeing 787 pero, a decir verdad, también me sedujo mucho la idea de volar el Chicago-Dallas en el MD-80 que está a punto de jubilarse. Esto me daba la oportunidad de volar el avión mas antiguo y el más moderno de la flota en una misma tarde.

El vuelo AA2378 partía de Chicago a las 4:49PM y llegaría a Dallas sobre las 7:30pm. El check-in fue caótico porque había muchísimo movimiento en el aeropuerto, y la seguridad fue directamente un horror. Y eso que pasé por las filas de prioridad, no me quiero imaginar las otras.

Yo tenía puesta mi camiseta de Cali Life, y esto aparentemente no le hizo mucha gracia al guardia de seguridad, que me miró con ojos desconfiados mientras pasaba bajo el arco y me dijo: “Oh, so Cali life….. please sir come this way” y terminé siendo interrogado por dos gordos bigotudos.

11811462_10153514349622302_5574070659076482226_n

En definitiva, estaba sin almorzar cuando finalmente logré llegar a la zona de embarque y tenía un hambre tremendo. Sabiendo que en el Admirals Lounge me darían chips & peanuts opté por probar la famosa Butter Crust pizza de Reggio´s, un clásico de Chicago.

Meh……

IMG_5430-001

Me fui a matar el resto de tiempo en el Admirals Club. Que decir…. es exactamente igual a cualquier otra sala de Admirals en los Estados Unidos. Sólo eres consciente de donde estás si miras hacia afuera.

Típica, mucho beige, mucho mármol, old fashioned y sin nada para comer, más alla de alguna galletita y frutos secos. Puedes morir de hambre y aburrimiento.

 

La vista desde mi sofá, sin embargo, era espectacular!

IMG_5440-001

Y esta belleza absoluta es quién me iba a llevar hoy hasta Dallas.

IMG_5442-001

Aproveché para hacer alguna foto de detalles old school de la cabina.

IMG_2160-002

Abandonamos Chicago en horario, mientras las luces de la ciudad empezaban a encenderse y las vistas desde el avión eran maravillosas. El vuelo transcurrió dentro de la normalidad, apenas tomé un vaso de mal vino tinto y un puñado de cacahuetes.

Aterrizamos en Dallas a la hora programada. Bajé del avión y me fui directamente al lounge a esperar mi conexión a Buenos Aires.


El vuelo:

American Airlines (AA) 997
Dallas (DFW) – Buenos Aires (EZE)
Avión:  Boeing 787
Asiento:  5F (Business Class)
Horario salida/llegada: 09:50PM – 09:34AM
Duración:  9:44

La vista desde mi sofá era el mismísimo 787 que nos volaría a BA. Es realmente un muy lindo avión, con  líneas delicadas pero, al mismo tiempo, robusto al estilo Boeing.

IMG_5459-001

Fuimos recibidos por la tripulación con un montón de sonrisas, casi con seguridad con tratamientos de blanqueo recientes. Giré hacia la izquierda y me dirigí hacia mi asiento 5F, el último de la primera cabina, sobre la derecha.  Detrás hay una minicabina con sólo 2 filas de business, la 6 y 7.

Los asientos de business alternan su orientación dependiendo la fila. Las impares miran hacia el frente, mientras que las pares miran hacia la parte trasera del avión.

El 5F, mi elección, está en la última fila de la primera cabina, pero  separado del galley por una de las puertas de entrada al avión, con lo cuál es bastante reservado y silencioso (cosa que se agradece volando American, dónde las reuniones de la tripulación a los gritos en el galley son un clásico)

Captura de pantalla 2015-10-12 a las 14.52.37

El layout es 1-2-1, por lo que todos los pasajeros tienen acceso directo al pasillo. Cada asiento esta diseñado con un cerramiento que los convierte en mini suites y, como comenté antes, son bastante privados.

Las filas impares, aquellas que estan invertidas hacia la parte trasera del avión, tienen un poco más de privacidad pues la divisoria que da al pasillo es algo mas ancha.

Hay un sistema de luces LED que cambian de color de manera gradual, y aportan una atmósfera muy relajada a la cabina, sobre todo una vez terminado el servicio de cena y antes de que apaguen las luces por completo.

IMG_5471-001

El asiento es cómodo, tanto en posición vertical como el modo cama. Se parece mucho, por no decir que es igual, al mismo de la first class del nuevo Airbus 321. Tiene apoyabrazos regulables de ambos lados, dos enchufes y dos puertos USB.

Aquí dejo una foto que rescaté en internet, ya que no tengo ninguna donde se vea la configuración de filas invertidas que mencioné anteriormente.

url

El sistema de video, aunque con sus fallos en el touchscreen, es variado y tiene una buena selección de películas y series. Puedes tambien manejarlo desde un mando incorporado en el asiento.

La comida fue el punto mas flojo. Realmente no es el fuerte de American Airlines, ni de ninguna otra aerolínea americana. Es simplemente comida puesta en una bandeja, con poquísima atención a los detalles. No es buena, y tampoco suelen serlo los vinos.

No me impactó negativamente porque mis expectativas son muy bajas en este sentido cuando vuelo con ellos.

IMG_5473-001

IMG_5490-001

La tripulación desapareció entre la cena y el desayuno. Nunca pasaron a ver si algún pasajero necesitaba algo. Simplemente montaron el bar y good night!

Al aterrizar, me encontré con mi maleta (que quiero casi tanto como a mi madre) en este estado. Tiene que haber sido un golpe fortísimo para hacerle ese bollo.

Como es una maleta de acero, digamos que se descuadró y ahora tiene problemas para cerrar. Abrí una incidencia al respecto, pero aparentemente el empleado que la inspeccionó en el aeropuerto (la miró desde detrás del mostrador) consideró que era un daño menor, y todavia me estoy peleando con American para que me lo resuelvan.

IMG_5884-001


Conclusión:

Mi opinión sobre American Airlines es la una aerolínea estandar, que cumple con su cometido de trasladarte de un sitio al otro, y absolutamente nada más.

Las tripulaciones suelen ser inconsistentes, sin una conducta homogénea sobre como desempeñar su trabajo. Te puedes encontrar una tripulación atenta y entusiasta y al siguiente vuelo una completamente indiferente y distante.

El 787 en concreto es un avión bonito, cómodo y silencioso, y su asiento de business garantiza un buen descanso. Había volado ya el 787 en la business de Aeroméxico entre Madrid y México DF y, tanto el ambiente de la cabina como el asiento son extremadamente superiores en American (Aeromexico tiene 6 asientos por fila, en un layout 2-2-2, mientras que american sólo 4 en un 1-2-1)

4 Comments

  1. Juano 13 noviembre, 2015
    • Hernan 13 noviembre, 2015
  2. Andrea 12 febrero, 2019
    • Hernan Van Norden 12 febrero, 2019

Leave a Reply

BoardingArea