Portada » Un Tour por el Mítico Big Bunny, el Avión Privado de Hugh Hefner, Creador de Playboy

Un Tour por el Mítico Big Bunny, el Avión Privado de Hugh Hefner, Creador de Playboy

A finales de los años 60′, el fundador de Playboy e icono de la revolución sexual Hugh Hefner, supongo que sin saber ya que hacer para divertirse, decidió invertir alrededor de 5 millones de dólares y comprar un DC-9 para convertirlo en el jet de sus sueños, personalizado con todos sus caprichos.

Lo tapizó con piel, le instaló una ducha, una cama redonda, una discoteca….  Y lo bautizó The Big Bunny.

playboy12

El famoso avión fue utilizado por Hefner solamente seis años, pero sin duda dejó una marca en la historia y terminó convirtiéndose casi en un mito.

Hugh Hefner Playboy, Activist and Rebel movie image

Los pasajeros eran atendidos por azafatas vestidas con uniformes negros de piel sintética, bautizadas como jet bunnies. El uniforme terminaba de componerse con orejas y cola de conejo, botas negras y pañuelos blancos de aviador.

playboy2

2ED96B7600000578-0-image-a-4_1448621104694

“Ningún avión había sido pintado de negro hasta entonces. Era como El patito feo” le dijo Hefner al Wall Street Journal en 2010.

playboy1

El avión, que por su configuración podía transportar solo 38 pasajeros, tenía una sala de estar y sala de conferencias, y se ofrecían grandes banquetes durante el vuelo.

playboy4

En la suite principal de Hugh Hefner había una cama con manta de piel, un baño privado con ducha, y su despacho

playboy7

El compartimento principal tenía un bar (suponemos que generosamente surtido) y una discoteca para entretenimiento de los pasajeros

playboy5

Por aproximadamente seis años, el Big Bunny fue la residencia casi permanente de Hefner viajando alrededor del mundo “Me encantó la conveniencia del jet … fue, literalmente, un apartamento flotante con un dormitorio, sala de estar, comedor y discoteca”, dijo.

playboy11

playboy9

playboy16

Solía viajar con amigos, como el director Roman Polanski, y es famosa la historia de que le prestaba en ocasiones el avión a Elvis Presley durante sus giras para que pueda trasladarse.

2ED971DC00000578-3336270-While_dating_his_then_girlfriend_Barbi_Benton_the_pair_visited_G-a-16_1448639710552

playboy10
Hefner abandonando el aeropuerto en su limusina Mercedes-Benz

Fin de una Era

Hugh Hefner se enamoró de Los Angeles y decidió adquirir su mansión en 1971. Esto marcó el principio del fin para el Big Bunny. Los viajes a su Chicago natal y a los cuarteles centrales de Playboy se hicieron cada vez menos frecuentes, y Hefner decidió vender el avión.

Al momento de la venta, el DC-9 había acumulado sólo 1.341 horas de vuelo. Fue adquirido por la compañía venezolana Aeropostal y reconfigurado con asientos convencionales para dar servicio regular. Un día negro para la aviación, indudablemente.

En junio de 1989 se vendió a Aeroméxico, y permaneció en servicio hasta el 31 de agosto de 2004, cuando se retiró de la flota.

Este es triste look del Big Bunny hoy.

XA-JEB-Cadereyta

El Big Bunny fue uno de los aviones privados más lujosos que ha surcado los cielos, incluso para los estándares modernos, y sin duda una de las herramientas de marketing más importantes para el imperio de Hefner, y para la proyección final de la marca Playboy.

Cuando alguien me pregunta si alguna vez extraño el avión, yo respondo: Solo cuando vuelo -Hugh Hefner

2EDACC4500000578-3336270-image-a-31_1448625919466

 

Posts Relacionados

No Content Available

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AIRBNB 25€ DE REGALO

Airbnb

DESCUENTO EN VUELOS

Booking.com
BoardingArea