Portada » Primera Clase de Lufthansa B747-8 New York-Frankfurt

Primera Clase de Lufthansa B747-8 New York-Frankfurt

Con este post cierro todas mis deudas pre pandemia y me aboco en las reseñas de vuelo actuales de las que ya he publicado varias, entre ellas mi vuelo de Madrid a Miami en la business class de Iberia y el regreso de ese mismo viaje desde Miami a Madrid en la business class de American Airlines.

Este vuelo, en la primera clase de Lufthansa, es el que me llevó desde New York a Frankfurt desde donde continué a mi destino final, Roma


Sumario del Viaje:

Reporte: Volando en el Nuevo Airbus 350 de Iberia desde Madrid a New York
Reporte: Estadía en The Bernic Hotel New York by Hilton
Reporte: Lounge de Primera Clase de Lufhansa en New York (JFK)
Reporte: Primera Clase de Lufthansa B747-8 New York-Frankfurt
Reporte: Estadía en el Hotel Nazionale Roma
Reporte de Vuelo: Business Class de Alitalia A320 Roma-Barcelona


PRIMERA CLASE DE LUFTHANSA

Después de pasar el rato en el salón de primera clase que Lufthansa ofrece en el aeropuerto JFK de New York embarqué una vez más en este precioso Boeing 747-8 del cual ya tengo muchísimas reseñas en el blog, así que me concentraré únicamente en el servicio del vuelo.

Si les interesa ver más en profundidad los aspectos de este avión les recomiendo visitar este post en donde recorro íntegramente el B747-8 en el aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires.

Era una tarde fresca, soleada, estupenda para volar como cualquier otra.

Boeing 747-8 de Lufthansa en JFK

Normalmente suelo elegir el asiento 3K en esta cabina excepto que los dos de la fila 1 vayan vacíos, como era el caso el día de hoy.

Esto es ideal, ya que puedo viajar sentado en el 1K y armar mi cama justo a lado en el 1A, como les mostraré más adelante.

Asiento 1K en la primera clase de Lufthansa B747-8

Eramos solo dos pasajeros en toda la cabina, así que el servicio por parte de las 2 tcp fue tremendamente personalizado.

Antes del despegue se repartieron los amenity kits, el menú, los pijamas y las pantuflas. Las mejores pantuflas de los cielos, por lejos!

Pijamas y pantuflas

Por suepuesto también una copita de Laurent-Perrier Grand Siècle y nueces de macadamia para amenizar el embarque.

Champagne y nueces de macadamia de bienvenida

No tardamos mucho en cerrar puertas y poner proa rumbo a la pista, que por las vistas de la gran manzana de fondo deduzco que era la 31R.

Entrando en pista. Boeing 747-8 de Lufthansa JFK-FRA

Despegamos en horario, realizamos una ascenso pronunciado, luego un un viraje hacia la izquierda e inmediatamente otro hacia la derecha para poner proa rumbo al Atlántico.

Asiento 1A, mi cama en breve
Sobrevolando Gilgo Beach rumbo a Frankfurt

Pocos minutos más tarde se inició el servico de cena.

Elegí el tinto Château Langoa Barton 2008 y una copa de agua con gas.

Una copita de vino. Solo por hoy.

Se puede cenar con mejores vistas?

Primera clase de Lufthansa Boeing 747-8

Este es el menú del vuelo, bien surtido y balanceado.

Empecé por el caviar, que siempre es servido de manera muy sencilla.

Ese desinterés por la opulencia es una de las características que más resalto de la primera clase de Lufthansa.

Cierto lujo pero con discreción, todo lo contrario a otras aerolíneas que no mencionaré pero que todos conocemos.

Caviar, primera clase de Lufthansa JFK-FRA

Ah, pero el salero y el pimentero…

El salero y el pimentero más lindos de los cielos

Inmediatamente después, el resto de aperitivos: ensalada de verduras grilladas con queso feta, vitello tonnato y tartare de salmón con crema de wasabi.

Entrantes, primera clase de Lufthansa JFK-FRA

De plato principal, una bomba. Carrillera de ternera y chuleta de cordero a la brasa, acompañadas por ñoquis con salsa de café y verduras.

Una LOCURA.

Plato principal, primera clase de Lufthansa JFK-FRA

Había lugar para más? Igual sí.

Una selección de quesos antes de meterme en la cama a mirar una peli y descansar.

Plato de quesos, primera clase de Lufthansa JFK-FRA

Cuando finalmente terminé esta bacanal estábamos en mitad del Atlántico con un puñado de horas por delante.

En medio del Atlántico. LH401 JFK-FRA

Se bajaron las luces y solo quedaron las led rojas del techo y la TV de mi vecino iluminando la cabina.

Cabina de primera clase de Lufthansa B747-8

Aprovecho para mostrarles este singular amenity kit de Jacob Jensen, que me gustó mucho pero que nunca volví a ver después de este vuelo.

Amenity kit primera clase de Lufthansa JFK-FRA

Se abría con un cierre a la mitad como un doble estuche.

Amenity kit primera clase de Lufthansa JFK-FRA

El contenido era el de siempre en Lufthansa, con las maravillosas cremas de La Prairie y una libreta con una descripción de la historia y los productos de Jensen.

Amenity kit primera clase de Lufthansa JFK-FRA

Se acuerdan cuando les explicaba por qué elegía este asiento cuando el de al lado estaba libre? Creo que esta foto responde a cualquier duda.

Uno de los mejores setups de los cielos

Este mini apartamento está exactamente en la nariz del avión, incluso por delante de la cabina de pilotos que se encuentra en la planta superior pero ligeramente detrás.

Cama primera clase de Lufthansa B747-8

Repartieron aguas Fiji para hidratarse durante la noche, una de mis favoritas en absoluto.

Parece mentira lo que se nota y se disfruta la diferencia de calidad en un producto tan corriente como el agua mineral.

Agua Fiji, una de mis favoritas ever

No recuerdo bien como sucedió, pero empecé a mirar alguna película y caí en un sueño profundo, del que solo desperté una hora antes del aterrizaje par desayunar.

La rosa, símbolo inequívoco de la first class de Lufthansa

Como de costumbre, clásico continental fue mi elección.

Infaltable ristretto para despejar la mente, yogurt con cereales, croissant, seleción de frutas, quesos y fiambres.

Desayuno, primera clase de Lufthansa LH401 FRA-JFK

Aterrizamos en Frankfurt en horario, temprano por la mañana, alrededor de las 6am.

Aún era de noche.

Aeropuerto de Frankfurt en la madrugada

Mientras abandonaba la manga hice una última foto de este avión noble, sexy y hermoso.

Aquí pueden ver con precisión lo que les comentaba de la posición de la cabina respecto de los asientos de la fila 1, que ocupan las cuatro primeras ventanillas de la planta inferior.

Boeing 747-8 de Lufthansa, el avión de pasajeros más hermoso jamás fabricado

Antes de conectar a Roma, una pausa en el salón vip de primera clase de Lufthansa en la terminal A, para un segundo desayuno y uno de los mejores espressos de aeropuerto del mundo.

Pit stop en la sala de primera clase de Frankfurt

Conclusión:

Sigo esperando la oportunidad de criticar la primera clase de Lufthansa pero no la encuentro.

Solo una vez tuve una mala experiencia con ellos mayormente debido a una tripulación desganada, algo que jamás he vuelto a ver habiendo volado decenas de veces con ellos.

Lufthansa me parece una compañía sensacional en primera clase, valoro mucho su atención, su catering y sus servicios en tierra.

La volaría mil veces más.

SI DISFRUTASTE DE ESTA RESEÑA, TE INVITO A LEER MIS REPORTES EN DISTINTAS AEROLÍNEAS,  HOTELES Y SALAS VIP ALREDEDOR DEL MUNDO.

Posts Relacionados

6 respuestas

  1. Que bueno ser millonario!! Imagino que gracias a gente que lo puede pagar existe todo este lujo… nunca tendre claro si es bueno o malo ..: etico o no… solo soy una expectadora de la vida y sus circunstancias… como quiera gracias por compatir y mostrar tus experiencias.

    1. Es muy probable que tu ganes más dinero que yo.
      Justamente este blog va de eso, de como acceder a estos lujos por el mismo precio que el resto de los pasajeros pagan por viajar en turista.
      Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESCUENTO EN VUELOS

Booking.com
BoardingArea