Reporte: Hotel Intercontinental ANA – Tokyo, Japón

SUMARIO DEL VIAJE:

Introducción
Reporte: Japan Airlines First Class B777-300ER  París-Tokyo
Reporte: Intercontinental ANA Hotel Tokyo
Reporte: TenkaZushi Ikebukuro, mi restaurante favorito en Tokyo
Reporte: Hanami. La explosión de las flores de cerezo en el Shinjuku Gyoen
Reporte: ANA Suite Lounge aeropuerto de Haneda, Tokyo
Reporte: Lufthansa First Class B747-800 Tokyo-Frankfurt
Reporte: Lufthansa First Class Lounge, aeropuerto de Frankfurt


Logo-IntercontinentalLa semana pasada visité Tokyo y tuve muchas dificultades para elegir dónde hospedarme, ya que era en plena semana delcherry blossom, quizás el momento más complejo del año para alojarse en la ciudad.

Después de una rápida vista a los precios (los 4 estrellas arrancaban en 250€ la noche) entendí que mis opciones eran, o bien utilizar puntos de IHG Rewards, o terminar en un zulo.

Los precios en el Intercontinental ANA estaban en torno a unos delirantes 500€ por noche así que me pareció una excelente oportunidad para pagar 50.000 puntos en su lugar.

Intercontinental-ANA-Tokyo-3

No es la mejor redención de la historia, pero considerando el efecto “hanami” creo que fue una buena inversión.


HOTEL INTERCONTINENTAL ANA, TOKYO

Aterricé en Haneda cerca de las 3 de la tarde, sólo con equipaje de mano, así que rápidamente pasé migraciones y media hora más tarde me encontraba en el hall de llegadas.

La mejor manera de conectar desde los aeropuertos de Tokyo a la ciudad es con el Airport Limousine Bus, pero la última frecuencia del día hacia el Hotel Intercontinental ANA sale a las 2:15PM, o sea, hace una hora.

Intercontinental-ANA-Tokyo

Así seguramente saludaron a mi bus mientras se iba

Esto significaba metro hasta Shimbashi y conexión con la línea 7 hasta Tameike-sanno, que tiene una salida (la número 13) prácticamente en la puerta del hotel.

Allí tuve mi primer encuentro con las flores de cerezo en todo su esplendor.Intercontinental-ANA-Tokyo-29

El hotel está ubicado en Akasaka, una zona con un perfil muy de oficinas y embajadas, pero simpático y muy central. En 200 metros a la redonda hay 3 supermercados, un centro comercial, y un buen puñado de cafeterías y restaurantes. Está a 10 minutos a pié de Roppongi.

El lobby del hotel es enorme. Había una gueisha dando la bienvenida con reverencias a cada pasajero que entraba por la puerta, que a esta altura debe estar recuperándose de un post-operatorio lumbar.

Intercontinental ANA Tokyo lobby

Intercontinental ANA Tokyo lobby

La recepción está sobre la derecha, con 3 o 4 empleados atendiendo a la par. Aunque tuve que esperar algo en fila, el proceso en general fue eficaz y los empleados muy amables.

Intercontinental ANA Tokyo recepción

Intercontinental ANA Tokyo recepción

Siempre en la misma planta, hay una amplia zona de negocios delirantemente caros, y un bar-restaurante estupendo en el que vale la pena tomarse un trago al caer la tarde, cuándo hay un pianista tocando en vivo.

Intercontinental ANA Tokyo

Intercontinental ANA Tokyo bar/restaurante del lobby

También hay un bar espectacular en la planta 36, llamado Mixx con unas vistas increíbles de la ciudad, y un restaurante francés, de Pierre Gagnaire, con 2 estrellas Michelin.

Intercontinental ANA Tokyo

Intercontinental ANA Tokyo Mixx bar (foto IHG)

Había solicitado dos cosas durante mi reserva: una habitación en planta alta, y que esté lejos de los ascensores.

La petición fue atendida a medias, porque estaban completamente full. Las opciones fueron: planta 16, lejos de los ascensores y con vistas a la autopista, o planta 20, delante de los ascensores, con vistas a la ciudad.

Nada que unos buenos “earplugs” de silicona no puedan solucionar  😉

Intercontinental ANA Tokyo lobby

Intercontinental ANA Tokyo lobby

Intercontinental ANA Tokyo area ascensores

Intercontinental ANA Tokyo area ascensores

Los ascensores, cómo el resto del hotel en general, delatan una cierta edad.

Intercontinental ANA Tokyo interior ascensor

Intercontinental ANA Tokyo interior ascensor

Intercontinental ANA Tokyo interior ascensor

Intercontinental ANA Tokyo interior ascensor

Sin embargo, los corredores son modernos y frescos, decorados con buen ojo. Me gustó mucho la moqueta y la iluminación.

Intercontinental ANA Tokyo planta 20

Intercontinental ANA Tokyo planta 20

Intercontinental ANA Tokyo pasillos planta 20

Intercontinental ANA Tokyo pasillos planta 20

Esta es la puerta de mi habitación, la 2015, ubicada exactamente delante de los ascensores.

Intercontinental ANA Tokyo puerta de mi habitación

Intercontinental ANA Tokyo puerta de mi habitación

Y estas, las vistas apenas salías del cuarto  ?

Intercontinental ANA Tokyo

Intercontinental ANA Tokyo

La habitación era bastante amplia para los estándares japoneses, con una cama king size, un escritorio frente a la ventana, un sofá de dos plazas y una gran TV.

La posición de la TV era algo confusa.

Intercontinental ANA Tokyo vista general de la habitación

Intercontinental ANA Tokyo vista general de la habitación

Tenía unas buenas vistas de la ciudad, aunque algo limitadas por dos grandes edificios colindantes.

Intercontinental ANA Tokyo vista diurna desde la habitación

Intercontinental ANA Tokyo vista diurna desde la habitación

Y mejoraba aún más por la noche.

Intercontinental ANA Tokyo vista nocturna desde la habitación

Intercontinental ANA Tokyo vista nocturna desde la habitación

Justo debajo estaba la piscina del hotel, por la que cobran un fee de U$30 al día para usarla. Un absurdo para alguien que pagó una barbaridad de dinero por su habitación.

Intercontinental ANA Tokyo piscina

Intercontinental ANA Tokyo piscina

Temprano por la mañana me dejaban el periódico en la puerta, un detalle que me gusta mucho porque me lo llevo directo al desayuno, en bata y pantuflas  😉

Intercontinental ANA Tokyo periódico por las mañanas

Intercontinental ANA Tokyo periódico por las mañanas

El mobiliario y la decoración lucen algo anticuados, pero perfectamente correctos para mí.

Intercontinental ANA Tokyo habitación

Intercontinental ANA Tokyo habitación

Y, aunque la habitación estaba muy limpia, el sofá presentaba dos manchas muy polémicas.

Intercontinental ANA Tokyo manchas en el sofá

Intercontinental ANA Tokyo manchas en el sofá

La cama era comodísima, realmente. Buen colchón, buenas almohadas y sábanas fabulosas.

Intercontinental ANA Tokyo cama

Intercontinental ANA Tokyo cama

Suaves, de esas de las que cuesta despegarse.

Intercontinental ANA Tokyo sábanas

Intercontinental ANA Tokyo sábanas

En la mesita había un reloj con un control máster para comandar todas las luces de la habitación y el aire acondicionado, lo cuál siempre es un valor añadido porque te evita tener que levantarte todo el tiempo.

Intercontinental ANA Tokyo control máster de la habitación

Intercontinental ANA Tokyo control máster de la habitación

La señal de wifi era buena y veloz. Es gratuita para todos los miembros del programa IHG Rewards

El bar tenía algunas bebidas alcohólicas (whisky, gin, vodka y vino), algunos snacks, café e infusiones de cortesía, y una máquina para calentar agua.

Intercontinental ANA Tokyo mini bar

Intercontinental ANA Tokyo mini bar

Intercontinental ANA Tokyo bebidas y snacks

Intercontinental ANA Tokyo bebidas y snacks

Penfolds, gran vino, lo mejor del minibar

Penfolds, gran vino, lo mejor del minibar

Intercontinental ANA Tokyo café y té

Intercontinental ANA Tokyo café y té

La nevera con buena variedad: agua, refrescos, zumos, champagne y vino blanco.

Intercontinental ANA Tokyo minibar

Intercontinental ANA Tokyo minibar

El hotel no provee ni una sola botella de agua de cortesía, al contrario de lo que la mayoría de hoteles de esta categoría suelen hacer. Un fallo grave a mi entender, ya que el costo no es representativo para el hotel, y sin embargo para el cliente es elemental.

Terminé por comprarme mi propia “Suntory”.

No realmente un "Suntory time" cómo en las películas

No realmente un “Suntory time” cómo en las películas

El baño es impropio de un hotel de esta categoría. Pequeño, anticuado, feo y pésimamente iluminado.

Intercontinental ANA Tokyo baño

Intercontinental ANA Tokyo baño

Intercontinental ANA Tokyo baño

Intercontinental ANA Tokyo baño

Intercontinental ANA Tokyo ducha

Intercontinental ANA Tokyo ducha

El inodoro clásico japonés, con bidet incluido 😉

Intercontinental ANA Tokyo inodoro

Intercontinental ANA Tokyo inodoro

Intercontinental ANA Tokyo inodoro

Intercontinental ANA Tokyo inodoro

Los amenities también eran muy simples, y sin mucha gracia.

Intercontinental ANA Tokyo productos de tocador

Intercontinental ANA Tokyo productos de tocador

Intercontinental ANA Tokyo productos de tocador

Intercontinental ANA Tokyo productos de tocador

Lo único rescatable eran los productos de baño de Shiseido, pero en dispensadores!, algo que jamás esperarías en un hotel 5 estrellas.

Es cómo tomar Dom Perignon en un vaso de plástico.

Intercontinental ANA Tokyo dispensadores de productos Shiseido

Intercontinental ANA Tokyo dispensadores de productos Shiseido

Dormí pésimamente, pero de ninguna manera por culpa de la cama, ni de los ruidos, sino por el jetlag que esta vez fue bastante intenso.

Cómo soy poco celoso de mi intimidad, les dejo algunas fotos de mi habitación en modo “favela”, poco antes de partir que, al fin y al cabo, es cómo lucen nuestras habitaciones mientras estamos alojados.

Intercontinental ANA Tokyo relaxing mode

Intercontinental ANA Tokyo relaxing mode

Intercontinental ANA Tokyo habitación en caos

Intercontinental ANA Tokyo habitación en caos


Conclusión:

Tuve una buena estadía en el Intercontinental ANA, desde luego nada que les vaya a contar a mis nietos, y siempre remarcando que el hotel necesita una reforma URGENTE para competir con los 5 estrellas de la ciudad. Actualmente está más cerca de un 4.

En cuánto a los servicios, las opciones de bares y restaurantes dentro del hotel son de mucho nivel, pero al mismo tiempo es inadmisible que cobren por usar la piscina, que no provean agua en las habitaciones y que pongan los productos de baño en dispensadores.

Seguramente, a estos precios disparatados, hay varias mejores opciones en Tokyo.

Comentarios

  1. Ale 19 Abril, 2016
    • Hernan Van Norden 19 Abril, 2016

Déjame tu comentario