Reporte de Vuelo: SWISS Business Class A330 Zürich – New York

Sumario del Viaje:

Reporte: SWISS Business Class Airbus 321  Barcelona-Zürich
Reporte: SWISS Business Class Airbus 330  Zürich-Newark
Reporte: Ceremonia de entrega de los Freddie Awards 2017, Hyatt Jersey City
Reporte: Delta Sky Club aeropuerto JFK, New York
Reporte: Delta Airlines Business Class Boeing 767-400 New York-Amsterdam
Reporte: Aspire Lounge aeropuerto de Amsterdam


En febrero pasado había tenido la oportunidad de probar la nueva business class de SWISS en el Boeing 777  entre Miami y Zürich, y me interesaba poder compararla con la antigua, todavía presente en sus A330 y A340, y que yo no volaba desde hacía más de tres años.

Apenas recibí la invitación para asistir a la ceremonia de entrega de los Freddie Awards me puse a buscar billetes para volar a New York, y encontré muy buena disponibilidad en la clase ejecutiva de SWISS utilizando millas del programa Lifemiles.

Terminé reservando un billete casi perfecto para mis necesidades, con una sola contra: un brevísimo layover en Zürich de tan solo 40 minutos, el tiempo mínimo requerido para conectar en este aeropuerto.

Cualquier pequeño contratiempo en mi primer vuelo pondría en serio riesgo la conexión a New York, que además era la última del día, y todos sabemos que si algo puede ir mal…

Cabina de Business Class A330 Swiss

Cabina de Business Class A330 Swiss

Es difícil explicar como es posible que haya conseguido embarcar esa misma tarde a New York, ya que mi vuelo de conexión despegó de Barcelona con 45 minutos de retraso, pero una descripción corta sería: gracias a la increíble eficiencia de los servicios de tierra de Swiss.

Apenas desembarqué me esperaba en la manga un empleado de la compañía con el que corrí hasta una camioneta que, a toda velocidad y debajo de una lluvia torrencial, me llevó hasta un sector especial a donde hice migraciones, para luego volver a montar en la camioneta y depositarme en los pies del A330 que me llevaría a Newark. Todo esto en menos de 10 minutos.

Entré en el avión corriendo, desalineado y empapado de pies a cabeza. El comisario que me recibió en la puerta me miró con algo de horror al principio, pero luego con una gran sonrisa me dijo la frase que nunca habría pensado oir esa tarde: you’ll make it to New York!

Las puertas se cerraron prácticamente detrás mío, y a los pocos minutos iniciamos el taxi hacia la pista.


El Vuelo:

SWISS (LX) LX18
Zurich (ZRH) – Newark (EWR)
Avión:  Airbus 330
Asiento:  10A  (Business Class)
Horario salida/llegada programado: 5:20pm –  8:10pm
Horario salida/llegada real: 5:36pm – 8:30pm
Duración:  08:54hs

Zurich-New York con Swiss

Zurich-New York

Había muchos lugares vacíos en la cabina . No resulta descabellado porque, al fin y al cabo, Swiss tiene cuatro frecuencias diarias a New York (JFK/EWR), pero tampoco esperaba dos tercios de la cabina vacía.

Yo lo siento por las aerolíneas, porque entiendo que este es su negocio, pero hay pocas cosas que me pongan de mejor ánimo que una cabina vacía.

Vista desde la parte posterior de la cabina

Tantos lugares libres había que toda la última fila de la cabina, los cinco asientos, se bloquearon para el descanso de los miembros de la tripulación.

Fila 14, que en realidad es la 13. La superstición presente en SWISS

SWISS ofrece un total de 45 plazas de business class en esta aeronave, en una particular configuración que alterna filas de cuatro y cinco asientos. En las filas de cuatro se encuentra el mejor asiento de esta cabina para quien viaja solo, conocido por su aspecto como el trono.

Este asiento ocupa básicamente el espacio de dos asientos, y hay solo cinco en toda la cabina.

Asiento 10A Business Class de Swiss A330. El Trono.

SWISS te cobra la bicoca de 135€ extra si quieres reservarlo con anticipación, cosa que no haría ni harto de vino, mas que nada porque si nadie los hubiera reservado se liberan automáticamente entre 48hs y 24hs antes del vuelo, y el día anterior a mi partida hice el check in online con la fortuna de poder quedarme con uno de ellos, el 10A.

Al minuto de embarcar tenía en mi poder una copita de Duval-Leroy Brut. Ya venía de este palo desde Barcelona y me pareció inoportuno desentonar.

Swiss Business Class 330

Trago de bienvenida – Swiss Business Class A330

Swiss Business Class reporte

SWISS Business Class A330

Los asientos y la atmósfera general de la cabina siguen siendo agradables, aunque empiezan a notarse los años, sobre todo mirando en detalle. Siempre me gustaron los colores de SWISS, con tejidos en tonos oscuros y el resto de estructuras en tonos beige y madera.

Dispuestos sobre el asiento te aguardan una almohada y una manta, y a los lados los auriculares, el amenity kit y una botella de agua mineral.

Swiss Business Class A330

Asiento 10A Swiss Business Class A330

Sobre la izquierda hay una luz de lectura individual, además de un enchufe universal y la entrada de los auriculares.

Swiss Business Class reporte

Luz individual de lectura, enchufe universal y entrada de auriculares

Swiss Business Class A330

Auriculares – Swiss Business Class A330

Incorporado al apoyabrazos, siempre a mi izquierda, los controles posicionales del asiento.

Swiss Business Class reporte

Control de posicion del asiento – Swiss Business Class A330

Tiene una buena variedad de opciones, con los tres presets tradicionales (vertical, lounge y cama), opción de masaje y la posibilidad de regular la firmeza del asiento.

Control de posicion del asiento - Swiss Business Class A330

Control de posicion del asiento – Swiss Business Class A330

Justo detrás, debajo de una pequeña tapa, el comando del sistema de entretenimiento.

Swiss Business Class A330

Comando del sistema de entretenimiento – Swiss Business Class A330

Y es justamente el sistema de entretenimiento el aspecto más desfasado que ofrece SWISS en este avión, incomparable al de su nueva business class a bordo del 777, que posee una pantalla de 32 pulgadas y un nivel de contenido realmente impresionante.

Swiss Business Class 330

Pantalla del sistema de entretenimiento – Swiss Business Class 330

Muy limitado en sus funciones, respuesta y calidad, con un volúmen de contenido apenas razonable.

Swiss Business Class A330

Pantalla del sistema de entretenimiento A330

Debajo del monitor hay un pequeño espacio de almacenaje, una entrada USB y una como de otra era.

Swiss Business Class A330

Espacio de almacenamiento – Swiss Business Class A330

A ras del suelo, al costado del apoyapiés, un espacio de almacenaje para zapatos.

Swiss Business Class A330

Espacio de almacenamiento – Swiss Business Class A330

Hay servicio wi-fi de internet disponible, pero demasiado caro. Normalmente no consumo a estos precios, a menos que sea indispensable: 20MB por 8,20€, 50MB por 17,30€ y 120MB por 35,60€

Como referencia, su prima hermana Lufthansa cobra 17€ por el vuelo completo y tráfico ilimitado.

SWISS precios de internet a bordo

El amenity kit siempre muy sencillo. Esta vez el envase era una bolsa playera de Harmony, y el contenido el habitual: máscara de ojos, calcetines, manteca de cacao, cepillo de dientes, dentífrico y tapones de oído.

Swiss Business Class 330

Amenity Kit – Swiss Business Class

Después de una pequeña espera en la cabecera, supongo que relacionada con la climatología y el tráfico, aceleramos en medio de una densa lluvia y decolamos rumbo a Newark.

Swiss Business Class 330

Vista aerea del aeropuerto de Zürich durante el despegue

Apenas alcanzamos un poco de altura, casi en la frontera con Francia, se abrió este cielo maravilloso. Creo que jamás me voy a cansar de estas vistas.

Swiss Business Class 330

Vista sobrevolando la frontera entre Suiza y Francia

En el galley empezaron a cargar los carros de bebidas en una clara señal de que el servicio de cena estaba a punto de comenzar, así que aproveché para hacer mi tradicional tour a los lavabos.

Hay dos para toda la cabina (45 pax) que no representa un ratio extraordinario. Hoy sin embargo eran más que suficientes para los 15 pasajeros que habría a bordo. Son de tamaño regular, con un aspecto bastante agradable e impecablemente conservados durante todo el vuelo.

Swiss Business Class 330

Lavabo – Swiss Business Class A330

Tienen una muy generosa variedad de productos de higiene y tocador a disposición.

Swiss Business Class A330

Productos de tocador y limpieza – Swiss Business Class A330

Al regresar a mi asiento, el carro de bebidas ya estaba en la cabina, conducido por la chica más suiza que haya visto en toda mi vida. Era como sacada de una propaganda de Milka.

Sin demasiada experiencia pero con una predisposición notable, redondeó un servicio casi perfecto durante el vuelo.

Swiss Business Class A330

Vista de la cabina desde el galley

Swiss Business Class A330

Carro de bebidas – Swiss Business Class

Una copita de Chateau Paloumey 2011, un vaso de Perrier y un mix de frutos secos tibios para ir analizando el menú.

Swiss Business Class

Aperitivo – Swiss Business Class

EL MENÚ:

Menú - Business Class Swiss

Menú – Business Class Swiss

LA CARTA DE VINOS:

Carta de Vinos - Business Class Swiss

Carta de Vinos – Business Class Swiss

Como entrada elegí la galantina de codorniz únicamente porque la otra opción era el atún, que yo no como por una larga y desgarradora (?) historia de mi infancia.

La entrada viene siempre acompañada de una ensalada verde con dos tipos de aderezo disponibles.

Entrante - Swiss Business Class

Entrante – Swiss Business Class

Swiss Business Class

Entrante – Swiss Business Class

De plato principal, el bife en salsa de jerez, cubierto por una especie de pesto de ajo y piñones.

Muy sabroso, en un punto perfecto para mi gusto.

Swiss Business Class

Plato principal – Swiss Business Class

Swiss Business Class

Plato Principal – Swiss Business Class

De postre? Vamos a lo seguro: una selección de quesos suizos, que a bordo de SWISS no suele fallar jamás.

Swiss Business Class

Surtido de quesos – Swiss Business Class

Swiss Business Class

Surtido de quesos – Swiss Business Class

Terminamos el servicio ya bien adentrados en el Atlántico, todavía a plena luz del día ya que íbamos ganándole horas al sol durante el trayecto.

Swiss Business Class

Mapa del vuelo – Swiss Business Class A330

Atravesando el Atlántico rumbo a New York

Atravesando el Atlántico rumbo a New York

Poco a poco las persianas se fueron bajando pero en SWISS, al menos durante los vuelos diurnos, este detalle es opcional, por lo que la iniciativa no fue unánime.

Cabina de Business class Swiss A330

Cabina de Business class Swiss A330

Yo mientras tanto bajé las mías y me fui armando el ranchito para mirar alguna película y, eventualmente, dormir una siestita que a esta altura necesitaba.

El asiento en modo cama es muy cómodo, superior a varios de su competencia directa. Apenas lanzaron esta cabina, estaba a años luz del resto.

Asiento en modo cama - Swiss Business Class A330

Asiento en modo cama – Swiss Business Class A330

Asiento en modo cama - Swiss Business Class A330

Asiento en modo cama – Swiss Business Class A330

Asiento en modo cama - Swiss Business Class A330

Asiento en modo cama – Swiss Business Class A330

Al costado de la cama tienes este pequeño comando extra para ajustar algunas opciones del asiento sin necesidad de incorporarte.

Swiss Business Class A330

Control de ajuste de posiciones y luces

Vi la película Arrival hasta que no pude tolerarla más (que mala es, por favor!), y dormí durante un par de horas para despertarme con un rayo de sol en medio de la cara, gracias al vecino de adelante que jamás bajó su persiana.

Swiss Business Class A330

Mapa del vuelo – Swiss Business Class A330

Todas las ventanillas cerradas menos la suya. En ese momento quería asesinarlo, pero respiré profundo y busqué alternativas.

Swiss Business Class A330

Swiss Business Class A330

Encontré algo parecido a una solución, y de manera poco ortodoxa conseguí resolver medianamente el tema, pero ya no pude volver a dormirme.

Swiss Business Class A330

Swiss Business Class A330

Poco después hubo un segundo servicio, unos 90 minutos antes de aterrizar. Ahora mucho más ligero que el anterior, con una pequeña ensalada y una macedonia de frutas.

Swiss Business Class A330

Refrigerio – Swiss Business Class A330

Swiss Business Class A330

Aceite de oliva Villa Sereni, estupendo.

Un heladito de caramelo de salida….

Swiss Business Class A330

Helado Mövenpick – Swiss Business Class A330

Y un cafecito, ideal para llegar a New York bien arriba. Igual, creo que insistí demasiado en el concepto ristretto, pero estaba excelente.

Swiss Business Class A330

Cafe espresso – Swiss Business Class A330

El descenso fue picante, ya que había tormenta cerrada cubriendo Newark, en donde finalmente conseguimos aterrizar a las 8:30pm hora local.

Swiss Business Class A330

Noche asiaga en New Jersey

Última vista de este bonito Airbus 330 de SWISS desde la manga.

Swiss A330

Airbus A330 de SWISS descansando en bajo la lluvia de EWR


Conclusión:

Otra sólida experiencia con SWISS, que tuvo la inmensa capacidad de gestionar el retraso de mi conexión para depositarme en Newark en el día y horario convenidos con una eficiencia sorprendente.

A bordo pude notar aún más el importante progreso que representa la nueva business instalada en los B777, que a simple vista podría pasar un poco desapercibida. Fue interesante volar en ambos productos a distancia de pocas semanas para percibir la diferencia, que es importante, sobre todo en el sistema de entretenimiento que está a años luz de este.

La tripulación hizo un gran trabajo, a diferencia de mi último vuelo, y la comida una vez más fue contundente. Sigo sin poder recordar un vuelo de SWISS en business intercontinental en donde no haya quedado satisfecho con el catering.

Pagué por este billete desde Barcelona a Newark (via Zürich) un total de 63.000 millas Lifemiles + U$78 (U$53 de tasas y U$25 de fee de emisión)

SI DISFRUTASTE DE ESTA RESEÑA TE PODRÍA INTERESAR VER MIS REPORTES DE VUELO CON OTRAS AEROLÍNEAS, MIS REPORTES DE SALAS VIP O DE HOTELES EN DISTINTAS CIUDADES Y AEROPUERTOS DEL MUNDO

9 Comments

  1. Portu 21 Julio, 2017
    • Hernan Van Norden 21 Julio, 2017
  2. oriol 21 Julio, 2017
    • Hernan Van Norden 21 Julio, 2017
  3. Gilbert 21 Julio, 2017
    • Hernan Van Norden 21 Julio, 2017
  4. Sonny 21 Julio, 2017
    • Hernan Van Norden 21 Julio, 2017
  5. Federico 21 Julio, 2017

Leave a Reply