Portada » Reporte: 24hs frenéticas en Colorado para visitar el icónico House of Miles, con reventón de neumático incluído!

Reporte: 24hs frenéticas en Colorado para visitar el icónico House of Miles, con reventón de neumático incluído!

Sumario del Viaje:

Introducción
Reporte: British Airways Club Europe A320  Barcelona-Londres
Reporte: Yotel Cabinas en el Aeropuerto de Heathrow, Londres
Reporte: British Airways Concorde Room Lounge Heathrow, Londres
Reporte: British Airways First Class B787-900 Londres-Austin
Reporte: Almuerzo en el Franklin Barbecue de Austin
Reporte: Sala Vip United Club Austin
Reporte: United Airlines Economy A319 Austin-Denver
Reporte: Visita al House Of Miles, el Cuartel Central de Boarding Area
Reporte: Sala Vip Delta Sky Club  Denver, Colorado
Reporte: Delta First Class E170 Denver-Los Angeles
Reporte: Hotel Renaissance Aeropuerto  de Los Angeles
Reporte: American Airlines Main Cabin Extra A321 Los Angeles-Dallas
Reporte: Hotel Hyatt Regency Aeropuerto de Dallas
Reporte: Sala Vip Amex Centurion Aeropuerto de Dallas
Reporte: Sala Vip Admirals Club Aeropuerto de Dallas
Reporte: American Airlines First Class B777-200 Dallas-Madrid
Reporte: Sala Vip Dalí de Iberia Aeropuerto de Madrid


Desde hace mucho tiempo me fascina el mundo de los programas de fidelidad, y desde hace mucho más el de las aerolíneas y los viajes.

Hace varios años, ya ni recuerdo como, di un buen día con Flyertalk, y casi inmediatamente después con Insideflyer, dos de las comunidades de viajeros frecuentes más importantes que existen en internet.

Ambas resultaron mágicas para mi, ya que allí descubrí cosas que me ayudaron a cambiar completamente mi modo de volar y, desde luego, a hacerlo muchísimo más confortable.

Primera Clase de Lufthansa Boeing 747-800
Primera Clase de Lufthansa Boeing 747-800

Pero no solo aprendí algunos trucos sino que, además, me enteré de que existían los Freddie Awards, una especie de premios Oscar a los programas de viajero frecuente, e incluso que había gente que escribía sobre ellos en blogs, lo que hizo que me enganchara casi de inmediato con BoardingArea.

Estos cuatro sitios tienen dos cosas en común. La primera es que de una forma u otra todos ellos cambiaron mi vida y la segunda, mucho más asombrosa, todos ellos fueron creados por la misma cabeza.

Si quieres hablar de fútbol, te sientas a tomar un café con Pep Guardiola, si quieres hablar de rock, lo haces con Keith Richards…

Si quieres hablar de aerolíneas y programas de fidelidad, te sientas con Randy Petersen.


House Of Miles, los cuarteles centrales de Boarding Area

En el mes de Agosto tuve una recompensa inesperada para la corta vida del blog: Boarding Area me propuso sumarme a su grupo de bloggers, una oferta difícil de rechazar.

Después de varios contactos de ida y vuelta, organizamos con el equipo una reunión el House of Miles, las oficinas localizadas en en interior del estado de Colorado, para conocernos personalmente y terminar de ajustar detalles.

La ciudad tiene un pequeño aeropuerto con muy pocas frecuencias y destinos, y todas las conexiones que tenía desde Europa eran complicadas.

Así que, fiel a mi estilo, terminé complicándome más aún y elegí volar desde Barcelona a Londres con British Airways, y desde allí a Austin para poder probar la nueva cabina de primera clase del B787-9.

Desde Austin, finalmente, con United Airlines hasta Denver para luego conducir los 115 kilómetros que separan ambas ciudades. Pan comido.

Salí en coche desde el aeropuerto de Denver alrededor de las 10pm. Mis planes eran llegar al hotel antes de la medianoche, pero a mitad de camino decidí parar a cenar en Castle Rock y el plan se me complicó.

Cuando finalmente aparqué en la puerta de mi hotel, el Radisson de Colorado Springs, era ya de madrugada y yo una sombra de mi mismo.

Igual, apenas abrí la puerta del coche me despejé enseguida.

Colorado Springs
De los 30 grados de Austin a los 4 de Colorado Springs

El hotelito era agradable, un Radisson clásico, acogedor y en buenas condiciones. Lo elegí porque me interesaba la ubicación y porque tenía muy buenas críticas.

Habitación del hotel Radisson de Colorado Springs
Habitación del hotel Radisson de Colorado Springs

Por tener status Oro con Club Carlson, el programa frecuente de Radisson, me dejaron como regalo de bienvenida una cesta llena de chocolates y dulces, de incalculable valor una noche de invierno a las 2am.

Regalo de bienvenida del Radisson Colorado Springs
Regalo de bienvenida del Radisson Colorado Springs

Un baño caliente, una dosis de CNN News y media bolsa de chocolates después, me dormí profundamente hasta el día siguiente.

Por la mañana tomé un rápido brunch en el bar, y pronto estaba montando en el coche abandonando el hotel rumbo al House of Miles. La noche anterior llegué algo distraído, pero estaba casi seguro de haber visto un avión estacionado en la puerta (?)

Resulta que se trataba de un antiguo bombardero convertido en restaurante. Lamento no haberlo sabido una hora antes para almorzar allí, pero igual no pude evitar visitarlo. Luego por la tarde volví para merendar antes de regresar a Denver.

The Airplane Restaurante Colorado Springs, CO
The Airplane Restaurante Colorado Springs, CO

Debajo del ala izquierda del avión está la entrada y este salón comedor. Toda la decoración del lugar es bien #AvGeek

The Airplane Restaurante, salón principal
The Airplane Restaurante, salón principal

A través de unas escaleras puedes acceder a la cabina del avión, en donde hay montado un comedor para unas 40 personas.

The Airplane Restaurante, cabina
The Airplane Restaurante, cabina
The Airplane Restaurante, salón comedor de la cabina
The Airplane Restaurante, salón comedor de la cabina

En el galley, las camareras sirven las bebidas y envían las comandas a cocina.

The Airplane Restaurante, salón comedor de la cabina
The Airplane Restaurante, galley

Y delante del galley, el cockpit, de libre acceso para los clientes.

The Airplane Restaurante, cockpit
The Airplane Restaurante, cockpit
The Airplane Restaurante, cockpit
The Airplane Restaurante, cockpit

Una cosa lleva a la otra, y me entretuve un buen rato hablando con su dueño. Salí hacia el House of Miles con poco margen para el error pero decidido. Al fin y al cabo, no quieres llegar tarde a una reunión que pactaste un mes antes y para la que viajaste más de 11.000 kilómetros, no?

Colorado Springs es tan, pero tan bonito…

Calles de Colorado Springs, CO
Calles de Colorado Springs, CO
Calles de Colorado Springs, CO
Calles de Colorado Springs, CO

Dónde estabas cuando te necesite??? 😬

Pero será posible....
Pero será posible….

Voy a reconocer que venía un poco turisteando. Pocos minutos antes de llegar a mi destino sentí un golpazo en la rueda delantera derecha, causado por un bache gigante. Un bache en Colorado Springs, a dónde hemos llegado!

Aparqué unos 50 metros más adelante y me bajé del coche. El problema era serio, tenía la rueda completamente flat.

Hice cuentas rápido: llamar al servicio de asistencia de Avis, que lleguen, que me remolquen hasta un taller, que reparen la rueda… Hablamos de no menos de 90 minutos, con mucho viento a favor.

Mi reunion con Randy Petersen y su equipo era dentro de cinco… Estoy jodido.

Se me complicó la tarde...
Se me complicó….

Cuando levanté la vista de la rueda, miré a mi alrededor con gesto desesperado, como quién busca un milagro, y lo encontré. Se llamaba Spring´s, una casa de reparación de neumáticos exactamente al otro lado de la calle!

Monté en el coche nuevamente y lo arrastré hasta allí. Los dueños eran dos mexicanos, que me propusieron revisar el neumático para ver si podíamos repararlo: -No, no, no… pónganme una rueda nueva, ya! Baratita!

Colorado springs
Los chicos de Spring´s manos a la obra

La cara de los dos tipos cuando les pedí una factura, era un poema… casi al unísono me respondieron los dos: Mande?!?

Finalmente me dieron un papelito escrito a mano que decía Tyre U$D45, y que Avis amablemente pagó. Les dí un abrazo y me fuí. Dos genios.

Mi Malibú granate estaba nuevamente en plena forma, listo para seguir camino hacia el House of Miles.

Colorado Springs
El Malibú on fire!

Sin más sobresaltos, finalmente llegué a mi reunión algo atrasado, pero nada alarmante. La dirección? 1930, Frequent Flyer Point… o Calle del Viajero Frecuente!

Me quiero morir!

frequent flyer point
Calle del Viajero Frecuente. How cool is that?!

Aunque más fácil de encontrar por aire que por tierra!

House of Miles
Vista aerea del House of Miles

Finalmente, llegue al punto cero de todo viajero, en dónde fui recibido por la simpatiquísima Heather que se encargó de presentarme a Randy y al resto del equipo presente ese día: Denny, Josh, Mark, Jerry e Ivonne.

House of Miles
Recepción del House of Miles
House of Miles
Cocina del House of Miles

Esta es la sala de reuniones, en donde transcurrió el encuentro grupal y el almuerzo.

House of Miles
Sala de reuniones en el House of Miles

Después de algunas horas interesantísimas con mis nuevos compañeros de trabajo, incluida una reunión a solas con Randy que para alguien como yo es el oráculo, estaba listo para regresar a Denver y reafirmado en mis convicciones de seguir escribiendo Ultima Llamada.

Al fin y al cabo, con un equipo así detrás, puedes ir a la guerra.

Randy Petersen
Yo, contentísimo, junto al legendario Randy Petersen

Posts Relacionados

12 respuestas

  1. Ahhhhhhh, yo quiero hacer un viaje con vos. En tan poco tiempo adrenalina, visitas e historias por doquier. Que gran lugar el avión Restaurant.
    ¡Placer leerte genio!

  2. Un gran paso Hernan. Parece mentira que el blog tenga apenas año y medio. Tio!!!!! Felicidades de verdad. Un gran trabajo y un gran esfuerzo.

    Solo un absoluto aerotrastornado podria, despues de un vuelo transoceanico, Comer en un viejo Boeing KC-97. Tanker de 1953. Jejeje. Por cierto fue el primer aviòn cisterna que se hizo para abastecimiento militar en vuelo.

    En 1972 los americanos pasaron al ejercito del aire español tres KC-97 para abastecer en vuelo a los famosisimos Phanton F-4. Los entregaron nada más y nada menos que como Hexamotores. Pero en seguida se convirtieron a cuatrimotores.
    Fueron los primeros aviones cisterna que llegaron a España. Pero los entregaron tan cascados que en 1976 los dieron todos de baja. Tenian CASI tantas horas de vuelo como tu Hernan. Jejeje.

    Muchas felicitaciones por formar parte de la familia de Boarding Area. Ya te veo poniendo “ULTIMA LLAMADA” en el tejado de tu casa jejeje.

    Un saludo viajero.

    1. Yo creía que después de un transatlántico había que volver a montar en un avión. Como eso de combatir la resaca con un vaso de birra? :p
      Pues si, exactamente eso. Este loco lo compró y lo convirtió en restaurante! Es muy bonito, claro que solo vale la pena si comes en la cabina.
      En cuanto a Boarding Area, imagínate el honor! Y poder hablar con Randy Petersen, ni te digo. Es una biblia el tipo!
      Abrazo Manu, te espero por Barna!

  3. Felicitaciones Hernán, realmente un lujo formar parte de esa comunidad.
    Y qué bueno el avión-restaurante !! Para cuando el avión-hotel en el medio de Plaza Catalunya… ? 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AIRBNB 25€ DE REGALO

Airbnb

DESCUENTO EN VUELOS

Booking.com