Reporte de Vuelo: SWISS Business Class A321 Barcelona-Zürich

Sumario del Viaje:

Reporte: SWISS Business Class Airbus 321  Barcelona-Zürich
Reporte: SWISS Business Class Airbus 330  Zürich-Newark
Reporte: Ceremonia de entrega de los Freddie Awards 2017, Hyatt Jersey City
Reporte: Delta Sky Club aeropuerto JFK, New York
Reporte: Delta Airlines Business Class Boeing 767-400 New York-Amsterdam
Reporte: Aspire Lounge aeropuerto de Amsterdam


El día arrancó torcido porque, aunque parezca increíble a esta altura del partido, calculé todo mal.

Me olvidé completamente de que mi coche de alquiler tenía que dejarlo en la T2 de el Prat, y no en la T1 desde donde partía mi vuelo, y tampoco tuve en cuenta que necesitaba despachar equipaje porque, aunque solo estaría 72hs en NYC, necesitaba vestirme paquete para la ceremonia de entrega de los Freddie Awards.

Sin tener estos aspectos en cuenta me levanté tarde, salí de mi casa tarde, y llegué al check-in tarde. Y la cosa recién empezaba….

check-in de Lufthansa y Swiss en Barcelona

Sector de check-in de Lufthansa y Swiss en Barcelona

Mi billete no era un caminito de rosas, ya que mi vuelo desde Barcelona aterrizaba en Zürich exactamente a la misma hora en la que empezaba el embarque de mi conexión a New York, las a las 16:35hs, y además entre ambos vuelos tenía que hacer migraciones.

Tenía solo 45 minutos de conexión, el mínimo que SWISS exige para aceptarla como válida. De no surgir imprevistos, no debería tener mayores inconvenientes, pero con este tipo de conexiones todo pende de un hilo. Fino.

Mi conexión, apretada como tornillo de submarino

Mi conexión, apretada como tornillo de submarino

Cuando finalmente llegué al área de check-in para despachar mi maleta, el agente abrió mi pasaporte, tecleó mi apellido en el ordenador, acercó su cara a la pantalla y leyó con atención mi itinerario durante algunos segundos.

Finalmente se alejó de la pantalla con gesto de preocupación y levantó la vista hacia mi….

“Sr. Amato, tengo que informarle que el avión salió de Zürich con 40 minutos de demora por mal tiempo en origen. Su conexión de momento figura confirmada, pero existe la posibilidad de que la pierda”

Lovely.


El Vuelo:

SWISS (LX) LX1955
Barcelona (BCN) – Zurich (ZRH)
Avión:  Airbus 321
Asiento:  1A  (Business Class)
Horario salida/llegada programado: 2:50pm –  4:35pm
Horario salida/llegada real: 3:48pm – 5:14pm
Duración:  01:26hs

Mi ruta entre BCN y ZRH. Exactamente 1:26hs de vuelo

Mi ruta entre BCN y ZRH. Exactamente 1:26hs de vuelo

Los 40 minutos de demora eran una mala noticia a todas luces, pero el hecho de no tener que correr directo al embarque también me causó un puntito de satisfacción.

Me fui una vez más al lounge Miró, en donde a esta altura debería haber una estatua mía en la puerta, y me tomé un cafecito con toda calma mientras esperaba noticias de mi vuelo, que finalmente aterrizó con la demora prevista.

Listo para embarcar con Swiss

El proceso de embarque fue prolijo pero vertiginoso, ya que tanto el personal de tierra como la tripulación querían sacar el vuelo lo antes posible para evitar poner en peligro una infinidad de conexiones, entre ellas la mía.

Cabina de business class A321 de Swiss

Cabina de business class A321 de Swiss

Me senté en el 1A, en la primera fila, la mejor de esta cabina por tener mucho más espacio para las piernas que el resto.

La configuración es exactamente igual a la de clase económica, de hecho son los mismos asientos con la salvedad de que, en las filas de business, el del medio siempre permanece vacío.

En el apoyabrazos me esperaban una pequeña botella de agua mineral Henniez y una servilleta húmeda para las manos.

Agua mineral y toalla refrescante Swiss business class

Agua mineral y toalla de manos

Desde mi ventanilla el panorama era estupendo, con un precioso A321 de Lufthansa en el finger de al lado y un desfile de despegues en la pista.

En esta foto, un A320 de British Airways decolando rumbo a Londres.

Airbus 321 de Lufthansa en plataforma y A320 de British despegando

Airbus 321 de Lufthansa en plataforma y A320 de British despegando

A pesar de haber finalizado el embarque, los minutos pasaban y las puertas seguían sin cerrarse. En un vuelo que arrastra demora no es una buena señal…

Escuché que el comandante saludaba por megafonía y paré la oreja. No entiendo demasiado alemán, y suizo-alemán menos todavía, pero lo suficiente como para entender que a causa del retraso habíamos perdido el slot.

En otras palabras, perdimos nuestro turno para despegar, y por este motivo nos demoraríamos otros 15 minutos más.

Bye bye New York!  El mensaje del comandante en algún punto me relajó. La conexión estaba definitivamente perdida, así que empecé a pensar en problemas superficiales como en que restaurante iba a cenar en Zürich, o en que vuelo preferiría volar a New York al día siguiente.

Activé mi modo relax, algo para lo que tengo una facilidad asombrosa.

Legroom confortable en la primera fila 1 Swiss A321

Legroom confortable en la primera fila 1 Swiss A321

Mi única preocupación era que no me reubiquen en el primer vuelo de la mañana ( 9am 😱 ), así que durante la espera me entretuve mirando las diferentes alternativas, para llegar a Zürich con una propuesta clara.

Eventualmente abandonamos el gate, y después de un corto taxi hasta la pista despegamos rumbo a Suiza con una hora exacta de retraso.

Despegar desde Barcelona en dirección al mar, en un día limpio y soleado es una maravilla para los sentidos. Hice este video que compartí a través de mis Instagram Stories

Veinte minutos después inició el servicio de catering, que en Swiss es casi siempre una buena noticia.

Cabina de business class A321 de Swiss

Cabina de business class A321 de Swiss

Servicio de comida business class de Swiss

Servicio de comida business class de Swiss

El menú consistía en un pastelito de pollo al curry, una ensalada de bresaola y panna cotta con láminas de almendras. Todo fabuloso, acompañado con una copita de champagne Duval Leroy y un vaso de agua.

Excelente el catering de SWISS, como casi siempre

Servicio de comida business class de Swiss

Servicio de comida business class de Swiss

Después del servicio se repartieron los famosos y deliciosos chocolates de la compañía, que se entregan también en clase económica y que combinan a la perfección con mis gafas.

Swiss business class

Si volaba con Lufthansa traía las amarillas!

Aterrizamos en Zürich con mucha lluvia a las 5:14pm. Mientras taxeábamos rumbo al gate pensé que era la tarde ideal para trabajar desde la cama del Radisson Blu o el Mövenpick, en donde probablemente me alojarían.

Lluvia en el aeropuerto de Zurich

Lluvia en el aeropuerto de Zurich

Les voy a ser honesto: estaba tan hecho a la idea de pasar la noche en Zürich y volar al día siguiente, que casi me molestó encontrarme en la puerta del avión con esta escena.

Nunca subestimes la eficiencia suiza. Ya la puntualidad te la debo 😜

Mi angel de la guarda

Was?!

SWISS demoró la partida del vuelo  a New York para poder embarcar a los pasajeros que veníamos en conexión, que solo desde Barcelona eramos cinco.

Nos montaron en esta combi directamente en la pista, nos llevaron a hacer migraciones en un sector especial, y nos condujeron nuevamente hasta la puerta del otro avión.

Combi rumbo a migraciones y al A330

Combi rumbo a migraciones y al A330

Este tipo de servicios de tierra, que son moneda corriente en el Grupo Lufthansa, en otras aerolíneas resultan impensables.

En definitiva, quince minutos después de aterrizar estaba sentado en un Airbus 330 rumbo a New York, festejando con otra copita de Duval Leroy.

Porque no mezclo 😉


Conclusión:

El vuelo en sí, más allá de la demora sobre la cual la compañía no tuvo ninguna responsabilidad, fue perfecto.

Tripulación profesional y amable, servicio y catering impecables. Pero esta claro que lo más importante de mi experiencia con Swiss el día de hoy pasó por su contundente respuesta ante la adversidad.

Mi obtusa y malacostumbrada cabeza latina queda siempre asombrada ante estas demostraciones de eficiencia. Una aerolínea de estas dimensiones es un mecanismo tan complejo, que tiene que estar muy bien aceitado para poder brindar soluciones con esta precisión.

Es por este tipo de cosas que, siempre que tengo la posibilidad de elegir, elijo volar con el Grupo Lufthansa. Su fiabilidad ante este tipo de situaciones me maravilla.

Alguien tuvo una experiencia parecida durante una conexión? Cómo fue la respuesta de la aerolínea?

SI DISFRUTASTE DE ESTA RESEÑA TE PODRÍA INTERESAR VER MIS REPORTES DE VUELO CON OTRAS AEROLÍNEAS, MIS REPORTES DE SALAS VIP O MIS RESEÑAS DE HOTELES EN DISTINTAS CIUDADES Y AEROPUERTOS ALREDEDOR DEL MUNDO

Comentarios

  1. Guillermo 18 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 18 Mayo, 2017
  2. JM 18 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 18 Mayo, 2017
  3. ACC 18 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 18 Mayo, 2017
  4. @Qualityman156 19 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 19 Mayo, 2017
  5. Ale Hoizman 19 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 19 Mayo, 2017
  6. Manu 21 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 21 Mayo, 2017
  7. Betty 22 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 22 Mayo, 2017
  8. Mónica Silva 23 Mayo, 2017
    • Hernan Van Norden 24 Mayo, 2017

Déjame tu comentario