Portada » Reporte: Primera Clase de American Airlines A321 New York-Los Angeles

Reporte: Primera Clase de American Airlines A321 New York-Los Angeles

Aunque pueda sorprender a alguno, Los Angeles es definitivamente mi ciudad preferida de los Estados Unidos, y siempre encuentro una buena excusa para visitarla.

En este caso tenía que volar de New York a Seattle y, como todos sabemos, Los Angeles queda exactamente a mitad de camino 😉

Sumémosle a esto, que lo haría en uno de los aviones de medio rango más particulares de la industria: el A321 de American Airlines configurado con auténtica primera clase con solo un asiento a cada lado del pasillo.

Combo completo.

Airbus 321 de American Airlines con configuración transcontinental
Airbus 321 de American Airlines con configuración transcontinental

SUMARIO DEL VIAJE:

Reporte: Sala Vip Aurora Aeropuerto de Arlanda, Estocolmo
Reporte: Business Class de British Airways A321 Estocolmo-Londres
Reporte: Galleries Lounge British Airways aeropuerto de Heathrow
Reporte: First Class de British Airways B747 Londres-New York
Reporte: Flagship First Lounge Dining American Airlines en New York JFK
– Reporte: First Class de American Airlines A321 New York-Los Angeles
– Reporte: The Paramount Hotel, Seattle (dos evacuaciones incluidas!)
– Reporte: Galleries Lounge British Airways aeropuerto de Seattle
– Reporte: First Class de British Airways B747 Seattle-Londres
– Reporte: British Airways Arrival Lounge aeropuerto de Heathrow


El Vuelo:

American Airlines (AA) AA185
New York (JFK) – Los Angeles (LAX)
Avión: Airbus 321
Asiento: 5F (Business Class)
Hora de salida: 9:51pm

Hora de llegada: 0:06pm
Duración:  6:05hs

Hago énfasis en el modelo de avión porque el vuelo de New York a Los Angeles no es una tontería, son nada menos que seis horas.

Cuando el vuelo es de más de dos o tres horas, prefiero volar en aviones de doble pasillo por una cuestión de espacio, empiezo a sentirme apretado en aviones de pasillo único. En esta cabina, ni te enteras.

Usaré a modo ilustrativo una foto de mi último vuelo en esta misma ruta, en el que pude hacer varias fotos ya que era el único pasajero en toda la cabina

Tiene solo dos asientos por fila, uno a cada lado del pasillo. Son 10 asientos en total, ofreciendo una verdadera experiencia premium.

Cabina de primera clase de American Airlines A321
Cabina de primera clase de American Airlines A321

Hoy el destino no sería tan generoso conmigo y seríamos nueve los pasajeros en la cabina. Además, como dato de color, la chica que estaba sentada delante mío se quitó los zapatos e impregnó la cabina de una peste inusual.

No suelo mencionar este tipo de detalles, pero estoy hablando de algo excepcional. Menos mal que nos separaban dos metros, pero ni aun así.

El asiento es una mini suite Zodiac prácticamente idéntico al que American Airlines utiliza en alguna de sus configuraciones de business class de larga distancia.

Amplio, cómodo en todas sus posiciones y con reclinación de 180 grados. Un verdadero lujo en un A321.

El sistema de entretenimiento tiene mucho contenido y una amplia pantalla. Una vez desplegada queda muy cerca de tu cuerpo por lo que resulta muy sencilla de operar, aunque también puedes hacerlo a través del control remoto.

American Airlines ofrece acceso a internet via wifi por 12 dólares la hora (jo-der…) o 16 dólares el vuelo completo. Tratándose de seis horas este último me parece razonable, aunque insisto en mi posición de que cualquier pasajero volando en primera clase debería tenerlo incluido.

Con una pequeña demora hicimos el pushback y sin tráfico delante despegamos rápidamente rumbo a LAX.

Mientras rodábamos hacia la pista la tripulación entregó una botella de agua mineral, el amenity kit, el menú para la cena y los auriculares del sistema de entretenimiento a todos los pasajeros de la cabina.

El amenity kit es bastante básico, de Cole Haan.

Recién cuando nos estabilizamos pasaron a tomar el pedido para la cena, y el servicio recién comenzó 1:20hs después del despegue, una eternidad teniendo en cuenta el horario del vuelo.

Estas eran las alternativas:

Mientras tanto, yo me armé el bulín y me puse cómodo. Tanto que por poco no termino volcando antes de que llegue la cena.

Este asiento reclina 180 grados y es realmente cómodo, de lo mejorcito que tiene American en flota.

No me pregunten por qué, no sabría darles una respuesta fiel, pero en algún momento previo al servicio de cena ofrecieron bebidas y yo pedí agua (?)

El detalle que más recuerdo de este vuelo, demás de que era la noche de mi cumpleaños, fue tener la fortuna de encontrarme con Lucky.

Se trata de la última película que rodó Harry Dean Stanton en su vida y que es una maravilla, como casi todo lo que hizo en su carrera.

Hay una escena donde Stanton canta la ranchera Volver, Volver (una de sus pasiones en la vida real eran las rancheras) y me emocioné tanto que me puse a llorar, pero desconsoladamente.

Solo recuerdo haberme emocionado así por un evento artístico la primera vez que escuché a Paco de Lucía en vivo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

El último 24 de Abril, lo recuerdo perfectamente porque era mi cumpleaños, pasé la noche a bordo de un avión de American Airlines volando desde New York a Los Angeles. . Entre las películas que ofrecía el sistema de entretenimiento estaba LUCKY, la última actuación de #HarryDeanStanton antes de su muerte, de la que mañana se cumple un año.
Siempre tuve una profunda admiración por su trabajo desde que vi #ParisTexas y me quedé completamente flipado con él (y con Nastassja Kisnski, por qué no decirlo, pero en otro orden de cosas) . Aquella noche de Abril mientras miraba esta película en la que tiene otra actuación absolutamente brillante (a los 90 años!) recuerdo que esta escena me conmovió tanto que me puse a llorar. Pero a llorar desconsoladamente.
No podría decirlo con exactitud, pero hacía unos 13 o 14 años que no lloraba, así que imagínense si tenía llanto acumulado… al punto de que la azafata se acercó a preguntarme que me pasaba, y yo le señalaba la pantalla. Pobre, habrá pensado que estaba chalado, con toda justicia.
En fin, quiero dejarles como homenaje a Stanton esta hermosísima escena suya cantando una ranchera, una de sus mayores pasiones en la vida real y, si no la vieron aún, recomendarles no perderse esta película bajo ninguna circunstancia.
Porque ya no habrá películas como estas sin Harry.
#Lucky #Movies #Films #Peliculas #Rancheras #Arizona #Mexico #VolverVolver

Una publicación compartida de H e r n a n V a n N o r d e n (@ultima.llamada) el

En fin. Mientras moqueaba llegó la cena y ahí sí, a falta de un vino me pedí dos (en realidad media copa de cada uno para probarlos).

Se trata de una bandeja única que incluye el entrante (burrata en este caso) y el plato principal. Yo elegí los crab cakes, que serían algo así como pasteles fritos de cangrejo, y que eran decentes.

Terminé de ver la película y, mas o menos a mitad del vuelo mientras sobrevolábamos Nebraska, me dormí durante un par de horas.

La siesta me vino genial. Al despertarme me puse a ver algunos fragmentos de la película sobre Churchill mientras desayunaba (hola, son las 2am en New York!) unos scones con yogurt de fresa.

Tras una hermosa aproximación nocturna como casi todas en Los Angeles desde el este, atravesando toda la ciudad, aterrizamos a las 0:20hs hora local y desembarcamos rápidamente en la T4.

Sin maleta por recoger me subí al shuttle que te lleva hasta las oficinas de AVIS.

Una de las ventajas de tener status Preferred con ellos es que al llegar simplemente buscas tu nombre en el monitor en donde figura la plaza con tu coche asignado. Te subes y te vas.

No tener necesidad de hacer filas o interactuar con humanos es siempre un beneficio, mucho más después de un vuelo y a estas horas!


Conclusión:

Me gusta mucho el producto que ofrece American Airlines en este avión. Es un asiento de business intercontinental en un avión doméstico, con solo una persona compartiendo fila contigo al otro lado del pasillo.

Nuevamente la tripulación fue amable y eficiente, algo que es una ruleta rusa tratándose de American. La comida no estuvo mal, pero podría haber sido mejor, el sistema de entretenimientos es muy variado y la internet funciona perfectamente, al margen de lo que te hacen pagar por ella.

Pasé una bonita noche de cumpleaños solo, atravesando America de punta a punta en el interior de un acogedor tubo de aluminio, cobre, zinc y titanio. Y volvería a hacerlo 100 veces.

SI DISFRUTASTE DE ESTA RESEÑA TE PODRÍA INTERESAR VER MIS REPORTES DE VUELO CON OTRAS AEROLÍNEAS, MIS REPORTES DE SALAS VIP O DE HOTELES EN DISTINTAS CIUDADES Y AEROPUERTOS DEL MUNDO

Posts Relacionados

11 respuestas

  1. La verdad no pinta mal, estuve por Los Ángeles hace unos ya incluyendo Las Vegas y San Francisco fue un viaje maravilloso, Los Ángeles me encantó dices que pasaste solo el día de tu cumpleaños no me hubiera importado en absoluto haberte acompañado jaja al margen buen reporte saludos…

    1. Hola Rafa! Total, es una ciudad fantástica. Y cuanto más la conoces, más te atrapa. Al menos me sucedió así a mi.
      Abrazo y gracias!!

  2. Muy buen reporte. Que feos los olores en los lugares cerrados, deberían multarlos. Voy a mirar la película aunque no creo que vaya a llorar. A mi particularmente Los Angeles no me fascino como otras ciudades de USA.

    1. Lo que me emocionó de la película fue una mezcla de tres detonantes: estar volando, cumplir años, y que hacía muy poco tiempo que había muerto Stanton, a quien admiraba mucho.

    1. Hola Ramón, celebro que esta casualidad te haya impulsado a dejar el comentario.
      Desde hace mucho tiempo quiero conocer Nebraska y aún no tuve la oportunidad. Ahora tengo más curiosidad aún.
      Saludos!!

  3. Recien me tiro a leer este reporte, completo como de costumbre! Por lo que contas y se ve en las imagenes la Business de larga distancia parce ser la First de cabotaje de AA.
    Si ese billete fue pago, imagino que habra sumado una linda cantidad de Avios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AIRBNB 25€ DE REGALO

Airbnb

DESCUENTO EN VUELOS

Booking.com
BoardingArea