Reporte de Vuelo: Business Class de SWISS A340 Zurich-Sao Paulo

Volar la business class de SWISS entre Zurich y Sao Paulo es un episodio bastante recurrente en mi vida, o al menos lo fue durante la última década, en la que por diferentes motivos llegué a viajar a Brasil hasta cinco o seis veces al año.

Mi preferencia por volar con ellos responde a dos motivos fundamentales: 1) en un momento era la única que ofrecía asientos individuales entre Europa y Brasil, algo que hoy parece lo más normal del mundo pero hace diez años era el no va más.  2) su generosa disponibilidad de plazas con millas en esta ruta.  Un cocktail letal.

En fin, embarcar a Sao Paulo en este aeropuerto me trae muchísimos recuerdos, algunos buenos y otros no tanto, pero admito que tengo una simpatía especial por SWISS y por este bonito 340 en el que me ha tocado pasar tantas noches cruzando el atlántico en ambas direcciones.

Dicho esto, vamos al ruedo.

Airbus 340 de SWISS

Airbus 340 de SWISS


SUMARIO DEL VIAJE:

Reporte: Business Class SWISS A320 Barcelona-Zurich
Reporte: Senator Lounge SWISS Aeropuerto de Zurich
Reporte: Business Class SWISS A340 Zurich-São Paulo
Reporte: Hotel Tryp by Windham Aeropuerto de Guarulhos, São Paulo
Reporte: Admirals Lounge American Aeropuerto de Guarulhos, São Paulo
Reporte: Salón Vip LATAM Aeropuerto de Sao Paulo Guarulhos
Reporte: Business Class Qatar Airways B777 São Paulo-Buenos Aires
Reporte: Hotel Dazzler Polo Buenos Aires, Argentina
Reporte: Economy Aerolíneas Argentinas B737-800 Buenos Aires-São Paulo
Reporte: Hotel Maksoud Plaza São Paulo, Brasil
Reporte: Star Alliance Lounge São Paulo Guarulhos
Reporte: Primera Clase Lufthansa B747-800 São Paulo-Frankfurt
Reporte: Terminal Primera Clase Lufthansa Aeropuerto de Frankfurt


El Vuelo:

SWISS (LX) LX092
Zurich (ZRH) – São Paulo (GRU)
Avión:  Airbus 340
Asiento:  6A  (Business Class)
Horario salida/llegada programado: 10:40pm –  11:30pm
Horario salida/llegada real: 8:05am – 8:03am
Duración:  11:33hs

En la puerta del avión fui recibido por el purser, amabilísimo y sonriente, que tuvo la cortesía de saludarme por mi nombre y, con un ademán, me indicó el camino hasta mi asiento. Siempre es agradable una bienvenida simpática, y te genera buenas expectativas para el resto del vuelo con respecto a la tripulación.

En ese momento no lo sabía, pero esa era la última sonrisa que iba a ver hasta São Paulo, y me la ofrecería la empleada de un local de pão de queijo en el aeropuerto de Guarulhos.

business class de SWISS

Asiento de business class de SWISS

Asientos Business Class de Swiss

Esta cabina es, con algunos matices, la misma que ofrece el Airbus 330, aunque una generación más antigua en algunos aspectos.

Tiene un total de 47 asientos distribuidos en una configuración que, dependiendo de la fila, puede variar entre 1-2-1 y 2-2-1. Está dividida en dos secciones, una pequeña de solo dos filas ubicada en la parte delantera (pegada a first class), y otra con ocho justo detrás.

Aunque siempre prefiero volar en la cabina pequeña, tuve la gran fortuna de poder elegir el 6L para esta noche, uno de los mejores asientos de la cabina. 

business class de SWISS

Asiento 6L, uno de los tronos de la cabina de business class de SWISS

Los asientos denominados trono ocupan una superficie mucho mayor que los demás (noten que en el mismo espacio en la fila trasera hay dos asientos) y por tanto disponen de una cantidad de espacio personal muy superior al resto.

Hay solo cinco tronos en toda la cabina, que son el 4A, 6A, 8A, 10A y 12A. El mejor de todos es el 4A, seguido por el 6A (ambos al frente de ambas cabinas) y luego por el 10A y el 12A. El 8A no tiene ventanilla, un defecto importante para muchos.

business class de SWISS

Mapa de asientos

SWISS te cobra una fortuna por reservar anticipadamente estos asientos, pero si están libres puedes seleccionarlos gratis durante el check-in online, que fue exactamente lo que hice.

La atmósfera de esta cabina es agradable, con colores naturales y terminaciones de madera en la estructura de los asientos. Para muchos es un poco apagada, pero a mi personalmente me gusta su moderación.

asientos centrales business class SWISS

Par de asientos centrales business class SWISS A340

Lo primero que notas al sentarte es el tamaño minúsculo del monitor del sistema de entretenimiento, que es, con diferencia, el peor aspecto de este asiento.

Este detalle fue mejorado en la business class del Airbus 330, y modificado radicalmente en la nueva business class de los B777 que se están incorporando a la flota y jubilarán gradualmente a estos A340.

business class de SWISS

Minúsculo monitor del sistema de entretenimiento

Por otro lado se trata de una interfaz antigua y poco amigable, a años luz de los sistemas de la actualidad.

Si tenemos en cuenta que SWISS tampoco ofrece conexión a internet en esta aeronave, las alternativas de entretenimiento terminan siendo muy limitadas.

business class de SWISS

Sistema de entretenimiento business class de SWISS A340

Debajo del monitor hay un espacio de almacenamiento en donde había un agua mineral y los auriculares.

business class de SWISS

Agua mineral Heinnez

business class de SWISS

Auriculares cabina de business class de SWISS

Sobre el asiento una almohada, una manta, y este particular amenity kit con motivo navideño.

business class de SWISS

Amenity kit con motivo navideño

Cuyo contenido era el de toda la vida, muy sencillito, otro aspecto en el que SWISS no destaca demasiado.

business class de SWISS

Productos del amenity kit business class de SWISS

En el apoyabrazos derecho se encuentran el mando a distancia de la TV y los ajustes posicionales del asiento, bastante simples de utilizar y con las clásicas posiciones preseteadas.

business class de SWISS

Control de posición del asiento

De ese mismo lado hay una luz de lectura individual, un enchufe universal y la entrada para conectar los auriculares.

business class de SWISS

Asiento business class de SWISS A340

Del otro lado hay….. una copa de Duval-Leroy brut que fue puesta allí absolutamente contra mi voluntad (?) y el menú para la cena de esta noche.

business class de SWISS

Copa de champagne y menú

Mientras terminaban de cargar la bodega empezó a nevar fuerte y el comandante nos avisó que por este motivo no solo tendríamos demora en el pushback sino que, además, nos tocaba pasar por el de-icing (el proceso para derretir el hielo de la superficie del avión, algo muy habitual en el hemisferio norte entre los meses de Noviembre y Marzo.

business class de SWISS

Deshielo del avión previo al despegue

Terminamos decolando recién a las 11.45pm, y apenas se apagó la señal de cinturones abrochados aproveché para hacer la visita de rigor al toilette antes del servicio de cena.

Lavabo de la cabina de business class SWISS

Lavabo de la cabina de business class SWISS

SWISS tiene dos lavabos disponibles para los pasajeros de business class, y ofrece un buen stock de productos de higiene personal y tocador en ellos.

Lavabo de la cabina de business class SWISS

Productos de higiene y tocador

Comida y bebidas Business Class de Swiss

El servicio demoró un poco en comenzar, pero una vez que lo hizo se desarrolló a buen ritmo. La tripulación fue tremendamente apática durante ambos servicios, que realizaron con una falta de entusiasmo notable.

Este es el menú en detalle:

Menú de cena business class SWISS

Menú de cena business class SWISS

Menú de desayuno business class SWISS

Menú de desayuno business class SWISS

Y esta la carta de vinos:

Carta de vinos business class SWISS

Carta de vinos business class SWISS

La entrada era un sashimi de salmón con jengibre y pepinos, acompañado por una vinagreta de wasabi. Interesante.

business class SWISS

Entrada de la cena business class SWISS

La bandeja trae también una ensalada verde y un plato de quesos.

class SWISS desde Zurich a Sao Paulo

Cena business class SWISS desde Zurich a Sao Paulo

class SWISS desde Zurich a Sao Paulo

El aceite de oliva que usa SWISS me mata

De plato principal elegí la carne, que estaba un poco pasada de coccion aunque tierna y sabrosa, y además perfectamente acompañada por el vino tinto toscano Brancaia Il Blu 2011.

Un trocito de tarta de chocolate y nougat para el postre, que ganaba más en boca que por su apariencia. Cena liquidada.

business class de SWISS

Tarta de chocolate y nougat

Volando sobre Tánger coloqué mi asiento en posición horizontal y armé mi cama, en donde pretendía pasar al menos ocho de las casi diez horas que faltaban para aterrizar en Sao Paulo.

business class de SWISS

Sobrevolando Marruecos rumbo a Brasil

El asiento en modo cama

Un buen aspecto de este asiento es que en modo cama es extenso y cómodo. Se reclina 180 grados y además te permite regular su dureza, haciéndolo más mullido o duro en función de tu propio gusto.

La manta y almohada son agradables, y nada debería impedirte pasar una buena noche de descanso en él.

business class de SWISS

Asiento en modo cama business class de SWISS

business class de SWISS

Asiento en modo cama business class de SWISS

Pasé las ocho horas que pretendía en la cama, pero solo cinco o seis profundamente dormido.

No importa a dónde esté volando, siempre me despierto a la altura de Brasilia. Es como un karma que tengo.

business class de SWISS

En ruta desde Zurich a Sao Paulo con SWISS

Todavía medio dormido me fui a buscar algo para picar en el bar del galley. SWISS ofrece allí algunos dulces, frutas, snacks y agua mineral.

business class de SWISS

Bar de business class de SWISS

Poco a poco comenzaron a levantarse las ventanillas, pocas afortunadamente, pero las suficientes como para inundar de luz la cabina.

Cabina de business class del Airbus 340 de SWISS

Cabina de business class del Airbus 340 de SWISS

business class de swiss

Amanecer sobre la costa brasilera ZRH-GRU

El Desayuno y el cafe espresso

Minutos después empezó a salir ese olorcito del galley, ese perfume inconfundible mezcla de café y pan tostado que precede al desayuno.

La gran noticia es que SWISS ofrece café espresso, así que antes que nada un ristretto, y después empezamos a hablar.

business class de swiss

Cafe espresso, un mimo en la business class de SWISS

Las alternativas para el plato principal del desayuno se seleccionan directamente desde el carro, otro punto favorable para SWISS que no suele fallar en este aspecto.

business class de swiss

Carro del desayuno

Como casi siempre me decanté por la versión más continental disponible y rechacé los platos calientes. Fiambres, fruta, pan, un croissant y yogurt.

Desayuno business class de SWISS

Desayuno business class de SWISS

Desayuno business class de SWISS

Solo fríos para mi hoy!

Recogieron las bandejas y la cabina quedó durante un rato con ese ajetreo matinal de idas y venidas al baño, puertas golpeando y gente hablando alto, hasta que empezamos el descenso a Sao Paulo.

Motores del Airbus 340 de SWISS

Motores del Airbus 340 de SWISS

Mi cariño por esta ciudad no resiste ningún análisis y es insostenible desde la teoría, así que no voy a explayarme sobre el tema, pero siempre me causa un puntito de alegría verla aparecer en mi ventanilla.

Aproximación final a Guarulhos

Aproximación final a Guarulhos

Aterrizamos con puntualidad poco después de las 8am, recuperando en vuelo toda la demora con la que salimos de Suiza.

Aeropuerto de Guarulhos en Sao Paulo, Brasil

Aeropuerto de Guarulhos en Sao Paulo, Brasil

Aeropuerto de Guarulhos en Sao Paulo, Brasil

Jefe, se lo cuido?

Antes del desembarque, hoy más que nunca, mi favela chique.

favela chique

It was good while it lasted

Desembarcamos por doble manga y me fui directamente al hotel Tryp by Windham dentro de la Terminal 3, en donde pasaría las diez horas siguientes antes de volver a embarcarme por la tarde rumbo a Buenos Aires con Qatar Aiways.

Airbus 340 de SWISS

Airbus 340 de SWISS


Conclusión:

Todos aquellos que acompañen el blog con regularidad saben que soy muy fan de SWISS. El vuelo de hoy no fue particularmente destacable en ningún aspecto, el 340-300 empieza a mostrar sus años, tiene un limitadísimo sistema de entretenimiento y continúa sin ofrecer acceso a internet.

Hoy además, quitando al purser que fue muy gentil, el resto de la tripulación fue muy sosa, un aspecto que se viene repitiendo en mis últimas experiencias intercontinentales con ellos.

En el lado positivo, conectar con SWISS en Zurich es siempre una maravilla, simple y efectivo. Junto con Munich están entre mis aeropuertos favoritos de Europa.

El catering fue bueno, el asiento individual una maravilla, que en modo cama sigue ofreciendo gran confort y un buen descanso.

Pagué por mi billete en la business class de SWISS 72.500 millas Lifemiles + 50€ de tasas desde Barcelona a Sao Paulo (via Zurich)

SI DISFRUTASTE DE ESTA RESEÑA TE PODRÍA INTERESAR VER MIS REPORTES DE VUELO CON OTRAS AEROLÍNEAS, MIS REPORTES DE SALAS VIP O DE HOTELES EN DISTINTAS CIUDADES Y AEROPUERTOS ALREDEDOR DEL MUNDO

2 Comments

  1. Betty 28 marzo, 2018
    • Hernan Van Norden 28 marzo, 2018

Leave a Reply

BoardingArea